El régimen de Bashar el Assad está utilizando toda la fuerza militar de la que dispone para derrotar a la revolución popular que empezó hace más de 2 años y medio.  Pero a pesar de los bombardeos de la artillería del régimen y de su aviación, de las masacres que han producido más de 110.000 muertos, la revolución resiste y ha conseguido liberar territorios de las garras de la dictadura.

El régimen de Bashar el Assad es la dictadura que heredó de su padre, otro genocida. La familia y los amigos del régimen controlan la mayor parte de la economía del país siendo socios de las potencias mundiales.  La revolución contra su régimen que se inició con enormes manifestaciones tuvo el mismo origen que el resto de las que surgieron en la región, buscando acabar con una dictadura y con la miseria a la que les condena. Toda la propaganda del régimen y de los que lo apoyan en el sentido de que son un gobierno antiimperialista y contra Israel es pura mentira. De hecho uno de los países que junto al Egipto de Mubarak han garantizado la existencia del Estado de Israel ha sido el de Siria. El pueblo palestino que tiene sus campamentos en Siria ha sufrido una represión feroz por parte del régimen, como el resto de los sirios.

La represión a las movilizaciones populares que se cobraba diariamente centenares de víctimas llevó a la población a la lucha armada como única salida para derrocar el régimen.

La Coalición Nacional,  que es aceptado por casi toda la Liga Árabe, los EEUU y la UE, busca llegar a una negociación con el régimen, planteando la salida de Bashar el Assad  y una transición pacífica. Las potencias mundiales lo que pretenden “apoyando” a la Coalición es garantizar la supervivencia del Estado de Israel además de seguir con sus negocios.  La Coalición Nacional pide la intervención militar de la “comunidad internacional”, esa intervención, de producirse no sería más que al servicio de imponer su política. Estamos en contra de la intervención militar del imperialismo y denunciamos los bombardeos que ha realizado Israel. El estado sionista israelí sigue masacrando al pueblo palestino al que expulsó de su tierra, casi medio millón viven en Siria en campamentos de refugiados como el de Yarmuk, que fue bombardeado por el régimen de al Assad. Los ataques de Israel son para debilitar a Hizbullah y mostrar nuevamente al mundo que utilizará toda su maquinaria de guerra para mantenerse en la tierra que le robó a los palestinos, al igual que mantiene los altos del Golán que arrebató a Siria.

Pero el hecho es que ya hay una intervención del imperialismo y sus aliados en apoyo del régimen del Assad. Por un lado imponen un embargo de armas a la resistencia y por otro Irán Rusia y China siguen armando a la dictadura siria y por último ya se ha producido el acuerdo entre Obama y Putin que han escenificado los esfuerzos por estabilizar el país como si fueran los viejos tiempos de la colaboración EEUU-URSS para enterrar las revoluciones.

Por otra parte los países del golfo, las petromonarquías, apoyan a grupos que hacen la guerra por su cuenta y que en ocasiones atacan a los propios revolucionarios para imponerse.

Lejos han quedado ya los días cuando EEUU amenazaba con atacar al régimen sirio. Ahora EEUU ha pactado con Rusia y con el régimen la destrucción del arsenal químico dándole la total legitimidad hasta al menos mediados del 2014 aunque la represión continúa igual, sólo que sin armas químicas. De hecho uno de los peores armas empleadas por el régimen hoy es el asedio total a la población prohibiendo la entrada de alimentos, medicamentos etc con el objetivo de arrodillar a la población, causando una catástrofe humanitaria alarmante en las que ya ha habido muertes infantiles a causa de la mala nutrición.

Hay que romper con el aislamiento internacional al que se ve sometida la revolución. Pues, mientras el gobierno sigue recibiendo todo tipo de armas, el pueblo tiene vetado el poder conseguirlas.

Por eso llamamos a reunir fondos para apoyar la revolución siria, para que puedan resistir y para que puedan derrotar a la dictadura y así poder decidir su propio destino.

 El gobierno español, como la inmensa mayoría de los países, sigue manteniendo relaciones diplomáticas con el régimen sirio y con ello ayudan a que se mantenga la matanza del pueblo sirio.

La revolución necesita la solidaridad de los trabajadores y los pueblos de todo el mundo, y denunciar que los gobiernos “amigos” y “críticos” solo velan por los intereses de sus negocios. Ellos quieren una salida negociada basada en la derrota de la revolución. Nosotros apoyamos la revolución para que derroque el régimen sanguinario.

– ¡Por el triunfo de la revolución Siria!

– ¡Alto a las masacres en  Siria!

– Fuera Bashar al Assad y todo su régimen genocida

– Todos  los países tienen  que romper sus relaciones financieras y militares de apoyo al régimen sirio

– Todas las embajadas sirias tienen que ser cerradas. Ninguna relación con el régimen de Assad es aceptable.

– Fuera las manos de Israel de Siria.

 

Imagen

Anuncios