kurdish and syrian flags

Joseph Daher, miembro de la Corriente Revolucionaria de Izquierda en Siria, concedió una entrevista a Riad Azar, de la revista New Politics, en octubre de 2014. Publicamos las cuestiones relacionadas con Kobane y Turquía. Daher es escritor y editor de Syria Freedom Forever, un blog dedicado a la lucha del pueblo sirio para derrocar al régimen autoritario de Assad y construir una Siria democrática, secular, socialista, anti-imperialista y pro-resistencia. Estudiante de doctorado en Desarrollo, trabaja como ayudante en la Universidad de Lausana en Suiza. La entrevista tuvo lugar en Ginebra el 22 de octubre.

New Politics: En lo referente a los recientes eventos en Kobane, has realizado un reportaje sobre la declaración del Comandante General del YPG (acrónimo para las Unidades de Protección del Pueblo, actualmente reconocido como el ejército del Kurdistán sirio) y su lucha contra el Estado Islámico (EI). El reportaje detalla su determinación por ver la lucha de Kobane como la lucha por una Siria libre y democrática. ¿Cómo lees los acontecimientos en Kobane y su lucha contra el EI, especialmente desde que EEUU no sólo ha participado directamente con ataques aéreos contra el EI sino que ha estado enviando suministros a los combatientes kurdos?

Joseph Daher: Permíteme que comience diciendo que, por una cuestión de principios, nosotros la corriente revolucionaria de izquierda en Siria apoyamos la autodeterminación del pueblo kurdo, no sólo en Siria sino también en Irak, Turquía e Irán, donde han estado oprimidos durante décadas. Además, en Siria no deberíamos olvidar que el régimen de Assad desarrolló una política de colonización del norte y noreste de Siria, donde los kurdos tienen mucha presencia. Esto lo condenamos enérgicamente. Al mismo tiempo, también decimos que nos gustaría que las fuerzas populares kurdas se convirtieran en nuestras aliadas, con las fuerzas democráticas y progresistas en Siria, para construir y luchar por una Siria democrática, socialista y secular. Nos alegra ver que esta declaración de las Fuerzas Armadas del YPG va en esta dirección.

Los últimos acontecimientos en Kobane muestran una vez más que a pesar de que la coalición liderada por EEUU ha fortalecido recientemente sus bombardeos sobre las fuerzas del EI, la intervención sigue siendo insuficiente en muchos sentidos a la hora de proteger a las fuerzas kurdas. El envío de armas es propaganda y únicamente sirve para evitar una masacre completa de los kurdos. Creo que desde el punto de vista de los estados imperialistas y sub-imperialistas, la cuestión de Rojava, es decir, la región autónoma kurda, es un problema y un reto. Estos estados sólo favorecen una región autónoma para las fuerzas políticas kurdas que son sumisas al imperialismo, como Barzani en Irak. Turquía no quiere ver una amenaza al statu quo que comenzó con el proceso de paz de 2013 entre el PKK y Turquía. Si el PKK tuviera bases en Siria o lazos con su organización hermana, el YPG, podría amenazar el statu quo con Turquía. Esta es una perspectiva importante sobre la que reflexionar cuando hablamos de la intervención liderada por EEUU. Sólo ahora está la intervención tomando una forma más directa con la ayuda ofrecida directamente a las fuerzas kurdas por EEUU. Pero es muy muy débil. Veremos qué ocurre. Por supuesto, cuando Washington quiere realmente apoyar a un aliado, como Israel, que es el sustituto imperialista en la región, hace un trabajo verdaderamente eficiente.

Deberíamos poner a Kobane dentro del marco de la coalición liderada por EEUU, así como recordar que la administración de Rojava es una consecuencia directa del proceso revolucionario sirio. De ninguna manera podría haber existido una autonomía kurda sin este proceso. La autonomía kurda nunca habría sido concedida por el régimen de Assad, que es chovinista y nacionalista árabe. El régimen de Assad ha estado oprimiendo los derechos nacionales kurdos desde hace 40 años. Ha sido el levantamiento popular sirio el que ha empujado al régimen a retirarse de las regiones donde los kurdos son mayoría. Y están ocurriendo algunas cosas estupendas en estas áreas, aunque no deberíamos idealizarla; también existen problemas. Por principio apoyamos la autodeterminación de un pueblo de una nación oprimida, pero también podemos criticar su liderazgo político. De la misma manera que apoyamos la autodeterminación del pueblo palestino pero debemos criticar y mucho la Autoridad Palestina o Hamas. Esto no hace que dejemos de apoyar la autodeterminación de ambos pueblos.

Lo que está ocurriendo en la región autónoma kurda queda lejos de ser perfecto. Existe represión hacia los activistas kurdos y reclutamiento forzoso, aquellos que se niegan son encarcelados. Las instituciones que criticaron al PKK fueron cerradas. El PYD, el Partido de Unión Democrática, un partido político sirio kurdo establecido en 2003, como su organización madre el PKK, no es democrático en su funcionamiento interno. Debemos recordar por ejemplo los movimientos de protesta a finales de junio de 2013 en algunas ciudades de Rojava, como Amouda y Derabissyat, contra la represión por parte del PYD hacia los activistas revolucionarios kurdos.

Pero al mismo tiempo encontramos algunos aspectos muy positivos en lo que respecta a la protección de las minorías religiosas, el fortalecimientos de los derechos de las mujeres, y el laicismo. En comparación con los consejos populares establecidos desde la base en las zonas liberadas en Siria por los revolucionarios, que era un ejemplo real de auto-administración, en el caso de Rojava se trata más bien de una dinámica desde arriba, liderada y controlada por el PYD. Así que de nuevo, estos son los diferentes aspectos que se pueden mencionar acerca de esta intervención en Kobane y cómo yo lo veo.

Así mismo entiendo también que la caída de Kobane no sólo será una gran pérdida para los kurdos, sino para la revolución siria en su totalidad. Cualquier tipo de progreso hacia una mayor autodeterminación kurda está vinculado a la profundización del proceso revolucionario sirio. Si el proceso revolucionario es vencido, puedes estar seguro de que el régimen de Assad y Turquía harán todo lo que esté en su mano para socavar cualquier tipo de autonomía kurda.

NP: Las últimas noticias hablan de los intereses conflictivos en Turquía. Por un lado, bombardeando el PKK, mientras que por el otro también permiten que algunos kurdos iraquíes crucen la frontera con Siria para luchar contra IS. ¿Cómo interpretas las acciones de Turquía?

JD: Las acciones de Turquía están definitivamente relacionados con el proceso de paz con el PKK, que ha estado en curso desde 2013, y su voluntad de controlar el proceso del PKK y la autonomía kurda en el sur de Turquía. Estamos muy lejos de la paz, los toques de queda se han implementado por primera vez desde 1992 en las regiones del sur y del este de Turquía, que son de mayoría kurda. Entre 30 y 35 manifestantes kurdos han muerto y un millar han sido detenidos, eso muestra que la represión está todavía muy presente. Existe el temor en Turquía que el PKK salga fortalecido por la autonomía kurda en las áreas de Rojava.

NP: Los turcos negaron el paso de los combatientes del PKK kurdo a Kobane, tal como querían echar a la gente que estaba afiliada al PKK sirio, y devolverlos de nuevo a Siria. El gobierno turco también ha declarado que el PKK es una organización terrorista similar a IS, mientras decía que no entendía por qué Kobane era una ciudad estratégica para los EE.UU., una manera de criticar a la muy pequeña ayuda prestada por los estadounidenses a la PYD.

JD: Así que la solución era, en mi opinión, permitir el paso de un número simbólico de 200 peshmergas iraquíes, vinculados a Barzani, que es un aliado de Turquía. No debemos olvidar que el mayor inversor en el norte de Irak y el Kurdistán iraquí son los turcos, y Barzani ha sido un aliado del imperialismo durante décadas. Abrir el paso a los peshmergas iraquíes era una manera de tratar el problema Kobane, una vez que no quieren que caiga por completo. A los turcos no les gustaría tener a IS en su frontera. Pero, al mismo tiempo, hoy el gobierno turco dijo que era una mala idea para los estadounidenses enviar armas a través de lanzamientos desde el aire a las fuerzas kurdas en Kobane. Así que podemos ver el doble juego. Ciertamente, Turquía no es un amigo de la autodeterminación kurda ni de las fuerzas populares kurdas. Todo lo contrario, son un enemigo y Turquía ve cualquier tipo de fortalecimiento de las fuerzas populares kurdas y la autonomía kurda como una amenaza a sus propios intereses políticos.

NP: ¿Qué le gustaría que sucediera en Turquía?

JD: Me gustaría ver un levantamiento contra el gobierno turco y el ejército turco, los cuales representan a los diferentes intereses de las múltiples facciones de la burguesía en Turquía. Ambos utilizan formas de sectarismo y el chovinismo nacional contra las minorías religiosas y étnicas, con el objetivo de dividir a las clases populares. Así que sólo puedo apoyar a mis compañeros y la izquierda en Turquía para construir una organización grande, independiente, democrática y orientada hacia la justicia social, en oposición al sectarismo y el nacionalismo. La izquierda turca debe construir un frente fuerte, aliado con las minorías kurdas, para desafiar a los intereses burgueses representados por el AKP y el ejército.

Anuncios