Hossam el-Hamalawy
Publicado en 25/11/2014 Al-Araby
 
 

Al final de la semana, el prominente revolucionario egipcio Alaa Abdel Fattah y 24 otros activistas conocerán sus sentencias por las acusaciones de “reunión ilegal”.

El ingeniero de software de 33 años y su familia han sido víctimas de repetidos procesos por parte del régimen de Abdel Fattah al-Sisi y son constantemente vilipendiados por propagandistas en los medios locales como parte de una campaña de desprestigio contra cualquier persona vinculada a la revolución de 2011.

Su juicio se aplazó el domingo, el mismo día en que tribunales de apelación confirmaron penas de cinco años de cárcel a más de 80 estudiantes de la Universidad de Al-Azhar, condenados por disturbios.

Sin embargo, el juicio masivo de los estudiantes no fue noticia y ocupó un párrafo como mucho en los medios de comunicación. En el país se realizan juicios en tribunales ilegales diariamente, la mayoría de los cuales resulta en penas de muerte o duras condenas de prisión.

Muchos otros activistas están simplemente detenidos indefinidamente sin acusaciones en el notorio sistema penal egipcio.

 En compañía cuestionable

Desde del golpe en 3 de Julio de 2013, el régimen de Sisi ha detenido a más de 41.000 personas y matado a más de 3.200.

Esto es más que muchos infames dictadores militares. El chileno Pinochet, por ejemplo, según cifras oficiales, fue responsable por la muerte o desaparición de 3.065 personas y otras 40.018 sufrieron tortura y abusos de derechos humanos a lo largo de su “reinado” de 17 años.

Sisi llegó a estos números en menos de un año y los datos siguen creciendo.

Esto es un mero detalle en el contexto más grande y complicado cuando se está a punto de celebrar el tercer aniversario del levantamiento de la calle Muhammad Mahmoud en noviembre de 2011.

Los enfrentamientos que duraron una semana alrededor de la Plaza Tahrir entre jóvenes bravos revolucionarios y las fuerzas policiales fue un marco en la revuelta del país, y ha dejado a las fuerzas del estado en la defensiva.

Olas de revuelta

Pero hoy, los que lucharon en la calle Muhammad Mahmoud están o muertos o detenidos, como Alaa y sus compañeros. Los que están fuera de la cárcel pueden hacer muy poco y están ocupados con las campañas por la liberación de sus compañeros. Otros han decaído a una completa desmoralización o cinismo.

La misma calle Muhammad Mahmoud está llena de policías, tanto uniformados como secretas e intentos de recordar el aniversario de los confrontaciones fueron tratados con fuerza bruta y detenciones.

El levantamiento de noviembre de 2011fue una de las olas de protesta que empezaron en 25 de enero de 2011 y terminaron en la derrota de 3 de julio de 2013.

Sin arriesgarse a una super simplificación, esta revuelta fue provocada por dos cuestiones: la brutalidad policial y la desigualdad social. Ninguna de las cuestiones han sido resueltas – e, incluso, han empeorado.

Esto significa que una reactivación de las protestas callejeras es inevitable en el futuro. ¿Cuándo? Sería estúpido especular.

La marea está cambiando

Cuando escribimos estas líneas, 4.000 trabajadores de las acerías de Helwan, al sur del Cairo, están en huelga por salarios y denuncias de corrupción de los directivos estatales.

Huelgas vienen ocurriendo desde el golpe militar, como las huelgas masivas por un salario mínimo nacional en febrero de 2014, pero difícilmente cruzarán la esfera de la lucha económica a la movilización política callejera a corto plazo.

En época de retroceso, los revolucionarios fuera de la cárcel deben elegir sus batallas con mucho cuidado. Organizar protestas de calle es suicida en el actual ambiente político y tales intentos solo aumentan la población carcelaria.

Nuestros recursos limitados deben ser usados exclusivamente, durante este periodo defensivo, a cementar lo que queda de las redes que hemos construido, apoyar a los que están en la cárcel, e intentar de la mejor manera posible conectar con las luchas económicas.

Estamos esperando un cambio en la marea.

http://www.alaraby.co.uk/english/blog/5714e708-863a-4282-8363-37a71eedb1ce

*Las opiniones expresadas en los textos son de responsabilidad del autor
Anuncios