Entrevista con Riad al-Asaad, excomandante del Ejército Sirio Libre

Autor: Abdullah Al-Ghadawi

Publicado originalmente en inglés en Zamanal alwsl el 18/03/2015

El fundador y ex comandante del Ejército Libre de Siria sigue optimista sobre el futuro de la revolución siria, que entra en su quinto año. Pero él también está preocupado por la situación a que esta revolución por dignidad llegó, gracias a la oposición política, que, según él, la convirtió en algo que mendiga comida y refugio.

Coronel Riad al-Asaad todavía cree en los jóvenes honestos que se enfrentaron al régimen sirio desde el principio y trataron de mantener la lucha en el buen camino. “Están por todas partes dentro de cada formación militar y en el frente. Los rebeldes y los verdaderos revolucionarios no siguen ninguna agenda externa. En mis 15 días de viaje a los frentes dentro de Siria conocí a los hombres de verdad que todavía luchan por los principios de la revolución, a pesar de otros que estaán interesados en echar a perder la revolución “, dijo.

Riad Al-Asaad reveló que tiene buenas relaciones con la gente y los combatientes rebeldes dentro de Siria sobre todo los honestos que mantuvieron la revolución en marcha.

En lo que respecta a la situación a que la revolución llegó, prefiere no culpar a ninguna fuerza externa. “La revolución comenzó fuerte, pura y honesta; con el objetivo de derrocar al régimen sirio. Pero ahora, ¿dónde están los proyectos políticos y militares de la Coalición en medio de este caos”, cuestiona tristemente.

Riad Al-Asaad señaló que el Ejército Libre de Siria (FSA) había sido fuerte, unido y respetado por la mayoría de los sirios desde su fundación en 2011, hasta septiembre de 2012, cuando la dirección común se formó. Entonces muchos políticos prominentes de la oposición, en especial del Consejo Nacional Sirio (SNC) y de la Coalición Nacional trabajaron en destruir la imagen del Ejército y así debilitarlo.

El ex comandante del Ejército Libre de Siria responsabiliza a los políticos del SNC y la Coalición Nacional por la situación a que la revolución se encuentra, porque no han estado a la altura de las responsabilidades y la confianza que se les dio.

Riad no considera a los políticos de la Coalición Nacional buenos representantes del pueblo sirio, ya que la mayoría de ellos tienen doble nacionalidad y son más leales probablemente a los países en donde viven.

“Incluso Samir Nashar[1] dijo claramente hace un mes que nadie puede cambiar la Coalición Nacional, ya que no es representativa de la Revolución Siria o del pueblo sirio, que no fue elegido por el pueblo sirio. Como se puede ver, ven a la revolución simplemente como una lucha por poder y posiciones”.

El coronel Riad, que desertó de la Fuerza Aérea, reveló que con frecuencia se comunica con los políticos dentro y fuera de Siria, y también con miembros de la Coalición Nacional, aunque no se haya comprometido con ninguno de ellos.

Con el fin de ayudar a la revolución, el exlíder aconseja deshacerse de principios de Assad que aún prevalecen, además de concentrarse en los jóvenes y en su rehabilitación. Añade que existe la necesidad de reconocer cuales son los intereses del país y trabajar para que se cumplan, no para otras agendas externas que benefician a otros países.

En el plano militar, Riad enfatiza la necesidad de construir un fuerte ejército, sólido y coherente, para proteger a las personas y su dignidad, en el que se debería dar prioridad a los expertos, que establecerían un plan militar, político y socialmente completo.

El excomandante del FSA encontró a sí mismo fuera de la revolución siria, sin embargo está actualizado en detalles sobre el desarrollo en los frentes. Ha cumplido un papel de éxito en la resolución de muchas diferencias en los puntos de vista y en cambiar algunas de las prácticas sobre el terreno.

El coronel desertado confesó que fue objeto de varios intentos de asesinato, pero gracias al Gobierno turco, que proporcionó a él y su familia protección, se salvó la vida.

En lo que respecta al Estado Islámico (ISIS) y el Frente al-Nusra, su opinión es de que una vez derrocado el jefe del régimen sirio (Bashar al-Assad), todos los demás asuntos se desvanecerán, incluyendo estas dos formaciones. Considera que hablar de esas formaciones extremas es una legitimación del régimen sirio y una confirmación de sus pretensiones, ya que el régimen sirio desde el comienzo de la revolución, cuando alegó que luchaba contra el terrorismo, atacó a rebeldes y civiles. “Pero ¿por qué ellos describen esas formaciones como terroristas, mientras ignoran Hezbolá y las milicias Abo Fadhel al-Abbas?[2]“, se pregunta.

Riad encuentra que la unificación de los grupos que actúan sobre el terreno es difícil de lograr, pero basándose en sus comunicaciones con muchos frentes, sintió que la voluntad honesta y real para unir estaba allí, y que se puede lograr si se hace un esfuerzo honesto para resolver la desconfianza y el desacuerdo entre los grupos que luchan. Expresó que con la ayuda de otros líderes había comenzado unos planes para una mayor comunicación y confianza entre las formaciones militares.

En lo que respecta al proyecto de De Mistura[3], el Enviado de la ONU a Siria, el comandante no considera más que un intento de poner fin a la revolución y erradicar a los rebeldes de las zonas liberadas para permitir al régimen controlar nuevamente la región, mediante las solicitudes de ayuda y socorro, como lo que sucedió en Babbila y Barza, suburbios de Damasco.

Al final, Riad al-Asaad expresó su enérgico rechazo a cualquier plan para negociar con Bashar Al-Assad, o cualquier sugerencia de que lo dejaran en el poder y se formara un Gobierno de transición. Confirmó que los combatientes no dejarían las armas y continuarían hasta destruir el régimen de al-Assad.

Riad al-Asaad era comandante del Ejército Libre de Siria. Tenía el puesto de coronel de la Fuerza Aérea Siria antes de desertar en julio de 2011. Estableció el Ejército Libre de Siria el 29 de julio de 2011 y se trasladó a Turquía.

Salim Idris lo reemplazó en el puesto de Comandante Militar efectivo en 08 de diciembre 2012. El 25 de marzo de 2013, fue víctima de una explosión de un coche bomba cerca de Mayadin, en el este de Siria y tuvo la pierna amputada.


[1] Miembro de la Coalición Nacional Siria, la oposición siria en el exilio formada por sectores de la burguesía siria. Estuvo a favor de negociar con Assad en las conferencias de Ginebra y a favor de la intervención de la Coalición Internacional liderada por los EEUU.

[2] Se trata de una brigada shií que actúa en Siria en colaboración con el ejército sirio.

[3] Se refiere al plan de cesar las confrontaciones en Aleppo durante seis meses


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=168078 (El Coronel sirio Riad Al-Asaad, un hombre honesto abandonado por todos)
Anuncios