Publicado originalmente en inglés en BBC News. Fecha: 13/01/2016.

Traducido por: Solidaridad Global con la Revolución Siria.

14445124_969767159818115_2522949436920007464_o
Naji Jerf en Mersin, Turquía. Foto: Sarmad Al Jilane (usada por Solidaridad Global con su permiso)

Así es como Mohammad Mallak, editor en jefe de la revista siria Saiedet Souria, describe a su colega Naji Jerf.

“Era un hombre sonriente, energético. Reía todo el tiempo…”

El mes pasado, a Jerf, un sirio de 38 años, actvista contra el Estado Islámico (EI) y periodista, le dispararon a la luz del día con una pistola silenciada en medio de una ajetreada calle turca. Fue asesinado en Gaziantep, una ciudad cerca de la frontera siria, nuevo hogar de casi 300 mil sirios.

Estaba a punto de irse de Turquía hacia Francia con su familia, donde la habían concedido asilo. Poco después de su muerte, Reporters Without Borders publicaron la solicitud de visado que Jerf escribió al embajador francés en Turquía.

“Ahora vivo en la ciudad turca de Gaziantep y mi seguridad es cada vez más difícil después del incremento de las amenazas hacia mí y mi familia – sobre todo porque soy un secularista y pertenezco a la minoría ismaelita, que es objetivo de los yihadis.”

El periodismo y activismo de Jerf le convirtió en un objetivo en Siria, la razón por la que huyó a través de la frontera hacia Turquía en noviembre de 2012. “Naji fue uno de los primeros que intentó documentar los que ocurría en Siria,” dice Mohammad Mallak. “El régimen le buscaba.”

“En 2012 comenzamos a ver que el régimen se llevaba a nuestros amigos y los mataba,” añade. “Sabíamos que si se llevaban a un amigo llamarían a la familia después de dos días para entregarles su cadáver.”

‘Sabía que le dispararían’

12640417_808523745942458_4831677338123602323_o
Naji Jerf. Foto: Sarmad Al Jilane (usada por Solidaridad Global con permiso)

Una vez en Turquía, Jerf hizo dos películas contra el EI. Una de ellas, sobre el EI en Alepo, fue emitida por el canal saudí al-Arabiya en septiembre de 2012, con una audiencia de al menos 12 millones, según el canal.

El señor Mallak dice que tras el estreno de este documental las amenazas contra Jerf, que tenía dos hijas pequeñas, fueron en aumento.

“Estaba asustado. Sabía lo que estaban planeando hacer. Pero no creía que pudieran hacerlo. Aún así, decía que sabía que le dispararían. Un día dijo, ‘Pero tengo miedo del sonido del disparo.’”

Desde Turquía, Jerf también trabajaba con el prominente grupo anti-EI, Raqqa Esta Siendo Masacrada En Silencio (RBSS), informando sobre los abusos del EI en la ciudad del norte de Siria. Acababa de terminar una película sobre Raqqa poco antes de su muerte. La película aún no ha sido estrenada.

Jerf también usaba su base en Gaziantep para entrenar a periodistas ciudadanos en Siria, como había hecho con RBSS antes de dejar Siria, según el señor Mallak.

“Naji entrenó a más de mil periodistas ciudadanos,” dice. “Les formábamos cara a cara, formábamos via Skype y creabamos decenas de comités de periodistas para cubrir la guerra. Les enseñábamos cómo hacer un reportaje para televisión, para la radio, cómo escribir para las noticias…”

Turquía, que comparte una frontera de 900km con Siria, pronto se convirtió en un refugio para cientos de medios de comunicación sirios desde 2012, con la mayoría de los periodistas, como Jerf, teniendo base en ciudades fronterizas como Gaziantep.

Pero el Comité para la Protección de los Periodistas (Committee to Protect Journalists – CPJ) dijo recientemente que los periodistas sentían que Turquía se estaba volviendo cada vez más inseguro para ellos. Los periodistas sirios “temen que el gobierno turco no esté haciendo suficiente para protegerles de las amenazas potenciales que emanan de Siria”, escribió el grupo.

En octubre de 2015, otros dos activistas sirios fueron asesinados en el sud-este de Turquía: Ibrahim Abdel Qader, co-fundador de RBSS, y Fares Hammadi, activista y periodista.

La Asociación de Periodistas Turcos ha añadido el nombre de Naji Jerf a la lista de periodistas asesinados en Turquía y dice que recalca con la importancia de mantener la seguridad de los periodistas en el país.

El 10 de enero [de 2015], tres personas fueron arrestadas por el asesinato de Jerf. Una corte en Gaziantep puso bajo custodia al principal sospechoso y a sus dos supuestos cómplices hasta su juicio.

Pero a pesar de estos arrestos, es difícil decir que los periodistas sirios se sienten seguros aquí en Turquía.

Varios periodistas sirios declinaron comentar sobre este artículo, incluso anónimamente. Tanto dentro de Siria como fuera, ser un periodista sirio sin reservas informando sobre la guerra y las actividades del EI continúa siendo un trabajo peligroso, como descubrió Naji Jerf.

Anuncios