“Tengo que salvar mi vida y no poner en riesgo la seguridad de mi familia”

Autora: Katty Al Hayek
Publicado originalmente en: Jadaliyya.com
Traducción para rebelion.org por Sinfo Fernandez

 

Parte I
9917fba832ea93b032aadfad07153cb3

Lo que ya se conoce con el nombre de Levantamiento Sirio se inició a mediados de marzo de 2011 como movimiento social pacífico en el contexto de la llamada Primavera Árabe. En pocos meses, el levantamiento evolucionó transformándose de una serie de manifestaciones pacíficas en un conflicto armado, debido en gran medida a la reacción marcial del régimen sirio ante dichas manifestaciones, convirtiéndose Siria en un ámbito de lucha por el poder nacional, regional e internacional (Salloukh, 2013). Aunque las mujeres sirias constituyeron un segmento fundamental del Levantamiento Sirio, su representación en los medios globales y sociales se limitó a la imagen de una indefensa refugiada siria que es víctima de las acciones de unas familias que venden a sus hijas por dinero. En esta representación dominante de los medios, a las mujeres sirias se les ha robado su capacidad y voluntad de acción y se las ha dejado constreñidas a una representación única de mujer/víctima sin rostro. Esa representación no se diferencia de la prolongada descripción que de las mujeres árabes hacen los medios y la literatura occidentales como objetos sexuales reprimidos por hombres violentos opresores a las que es preciso salvar (Abu-Lughod, 2002; Alloula,1986; Said, 1979; Todd, 1998). Los estudios feministas trasnacionales abordan esos temas derepresentación, poder, voz, privilegio y marginación deconstruyendo el discurso dominante de la historia, reconociendo y tomando con seriedad el concepto de la capacidad y voluntad de acción dela mujer en las diferentes culturas y lugares geográficos. De esta forma, este documento incorporará estudios feministas trasnacionales (Mohanty, 1984; Mohanty, 2003; Bhattacharyya,2008; Nordstrom, 2005) para argumentar que no existe una categoría singular que se ajuste atodas las “refugiadas sirias”, en contraste con las representaciones dominantes de los medios sociales y globales. Este documento se centra en los tres puntos siguientes: Primero, analiza las representaciones generalizadas de las refugiadas sirias en los medios sociales y globales. Segundo, narra y analiza seis historias de refugiadas sirias que representan a diferentes grupos marginalizados a partir de una intersección de clase, edad, educación, estatus familiar y lugar deorigen. En tercer lugar, subraya las formas en las que las representaciones de los medios en la red roban a las refugiadas sirias su voluntad e invisibilizan sus complejas y variadas historias de lucha por la libertad, sufrimiento a causa de la violencia y la guerra y resistencia ante la desigualdad y la injusticia. A nivel metodológico, este documento se basa en un proyecto de investigación más amplio en el que se utilizaron tres métodos cualitativos para la recogida de datos: entrevistas,observación y análisis del discurso. Este documento abarca principalmente el trabajo de campo llevado a cabo en Jordania durante el verano de 2013. Mediante muestreo intencional y muestreo por red, dirigí treinta y tres entrevistas en profundidad y me involucré en aproximadamente cien horas de observación participante. De estas treinta y tres entrevistas, decidí centrarme para estedocumento en seis historias de refugiadas sirias que representan diversas clases sociales, edades,educación, estatus familiar y lugar de origen. El objetivo de este documento es contribuir a generar un conocimiento académico que dé visibilidad a algunas de las desconocidas historias de las refugiadas sirias en Jordania.

Feminismo trasnacional, representaciones y marginación

Las feministas trasnacionales intentan responder a las cuestiones relativas a la representación,poder, voz, privilegios y marginación de las mujeres. Deconstruyen el dicurso dominante de lahistoria y el conocimiento y toman seriamente el concepto de la capacidad y voluntad de acción delas mujeres en las diferentes culturas y lugares geográficos. Según las feministas trasnacionales, la literatura occidental, incluida la literatura feminista occidental, sobre las mujeres en los países endesarrollo se sitúa en los contextos históricos y coloniales de la hegemonía occidental (McEwan,2001; Mohanty, 2003). Chandra Talpade Mohanty (1984) juega un papel pionero como feminista trasnacional al abordar y analizar las representaciones dominantes de mujeres no occidentales en la literatura occidental. De forma específica, Mohanty critica la “fabricación de la mujer tercermundista como sujeto monolítico singular” (pág. 333). Muchas feministas occidentales representan las cuestiones y preocupaciones de las mujeres no occidentales desde una comprensión dicotómica simplista. En función de este punto de vista, se contemplan las sociedades no occidentales como grupos de hombres represores y mujeres victimizadas (Mohanty, 2003). Esa concepción lleva a la ignorancia acerca de la complejidad de las intersecciones entre clase, raza,nacionalidad y sexualidad, y también sobre los efectos de una economía global y relaciones coloniales de poder desiguales entre el Norte global y el Sur global. Mohanty (2003) señala también que el discurso dominante sobre las mujeres en el Sur global no sólo es generado por intelectuales occidentales sino también por parte de académicos de países en desarrollo que adoptan el discurso dominante occidental. Para contrarrestar las representaciones dominantes sobre las mujeres de los grupos marginados, las feministas trasnacionales promueven vías alternativas para generar conocimiento. Esas vías alternativas tienen como objetivo hacer visibles las historias de las mujeres de los grupos marginados escribiendo e incorporando al trabajo académico las luchas y experiencias de esas mujeres. Las feministas trasnacionales se enfrentan a las representaciones dominantes de las mujeres, especialmente en el Sur global, como víctimas impotentes. Mohanty (2003) nos invita atomar muy en serio el concepto de la capacidad de acción de las mujeres en las diferentes culturas y lugares geográficos. Al representar a las mujeres no occidentales como grupo homogéneo “se les roba su capacidad de acción política e histórica” (Mohanty, 2003, pág. 39). Estas representaciones deshumanizan a las mujeres del Sur global y excluyen, así como distorsionan, su larga historia de diferentes experiencias de resistencia contra las jerarquías del poder. Mohanty subraya además el continuo dominio de la representación monolítica y singular de las mujeres del Sur global en el discurso sobre la globalización. Mohanty admite que hay una imagen emergente de mujeres activas del Sur global que se pone de manifiesto en las imágenes de mujeres activistas y defensoras de los “derechos humanos”, sin embargo, invita a las feministas a examinar críticamente las nuevas representaciones binarias de mujeres víctimizadas/empoderadas del Sur global. En este sentido, Mohanty plantea la pregunta de qué sistemas de poder y privilegio entre las mujeres del Sur global hacen que unas cuantas voces las vean como empoderadas y una mayoría de voces las representen como víctimas. Los tiempos de conflicto son un repetido ejemplo de una situación en la que se representa a las mujeres como víctimas sin rostro, sin nombre y sin poder. Por ejemplo, Nordstrom (2005) discute  que, a pesar de la participación de las mujeres en los disturbios de 1983 contra los tamiles en Sri Lanka, la representación que los medios hacían de esas mujeres se limitaba a una imagen icónicade una mujer embarazada sin nombre destripada por los terroristas. Nordstrom (2005) sostiene que “el uso de esta imagen como icono obscurece eficazmente a tantas mujeres y niñas que mueren y luchan sin reconocimiento alguno” (pág. 400). De forma parecida a Nordstrom, Bhattacharyya(2008) asegura que hacer hincapié en las diversas y complejas experiencias y roles de las mujeresen la guerra complica y revela la propaganda de los poderes políticos en Occidente cuando afirmanque es preciso rescatar a las mujeres del Sur global. Partiendo de una perspectiva feminista trasnacional, en el epígrafe siguiente analizaré diversos ejemplos ilustrativos de las representaciones dominantes de los medios sociales y globales sobre las refugiadas sirias.

Representaciones dominantes de las mujeres refugiadas sirias

Las representaciones de las refugiadas sirias en los medios sociales y globales están dominadas por la imagen de una refugiada siria desamparada que es víctima de las acciones de su familia, que vende a sus hijas por dinero. Analizo tres ejemplos representativos de las representaciones dominantes de los medios globales de los problemas de las refugiadas sirias en Jordania a partir de una búsqueda en Google de la frase “Refugiadas sirias”. El primer artículo fue publicado por la BBC (McLeod, 10 mayo 2013), bajo el título “Syrian Refugees Sold for Marriage in Jordan” [“Refugiadas sirias vendidas en matrimonio en Jordania”]; el segundo artículo fue publicado por CBS (Ward, 15 mayo 2013) bajo el título “Syrian Refugees Sell Daughters in Bid to Survive” [“Refugiados sirios venden a sus hijas en un intento de sobrevivir”]; y el tercer artículo fue publicado por ABC (Mark, 22mayo 2013) bajo el título “Syrian Refugees Selling Daughters as Brides” [“Refugiados sirios vendena sus hijas como novias”]. Los títulos de estos tres artículos identifican de forma explícita que las familias sirias están vendiendo/casando a sus hijas a cambio de dinero. Esos titulares cuentan a los lectores que, por una parte, los refugiados sirios son un pueblo atrasado que vende a sus hijas a las primeras de cambio y, por otra parte, que las mujeres refugiadas sirias son víctimas impotentes de su sociedad incivilizada/bárbara.
El artículo de la BBC se divide en tres partes. La primera parte cuenta la historia de Kazal, una joven refugiada siria vendida en matrimonio: “Kazal dice que tiene 18 años pero parece mucho más joven. Se acaba de divorciar de un hombre de 50 años de Arabia Saudí que pagó a su familia unos 3.100 dólares para casarse con ella. El matrimonio duró una semana” (McLeod, 10 mayo 2013, párrafo 2). El artículo ilustraba que los ojos de Kazal son azules, subrayando su raza caucásica. “Sus inmensos ojos azules se llenan de lágrimas cuando habla de ese matrimonio” (McLeod, 10 mayo2013, párrafo 4). La segunda parte del artículo de la BBC es una entrevista con Andrew Harper, el representante de la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, en Jordania, quien manifiesta sus sentimientos de disgusto ante las personas que se comprometen en matrimonio a cambio dedinero: “No puedo pensar en nada tan repugnante como que se esté acosando a las refugiadas…Puedes llamarlo violación, puedes llamarlo prostitución, puedes llamarlo como quieras, pero están aprovechándose de las más débiles” (McLeod, 10 mayor 2010, párrafo 10). La tercera parte del artículo de la BBC es una entrevista con Um Mazed, una casamentera que consigue ingresos arreglando matrimonios entre hombres árabes y muchachas refugiadas sirias.
_67509999_kazalcloseup
Imagen 1: La imagen de Kazal en la BBC
El artículo de CBS se divide en dos partes. La primera cuenta la historia de Um Majed, una casamentera que puede identificarse como la Um Mazed del artículo de la BBC. En realidad, el escritor del artículo sólo ha cambiado una letra en el nombre de la mujer (z en lugar de j). El artículo de CBS empieza con “El teléfono móvil de Um Majed apenas para de sonar estos días. Ella se denomina a sí misma intermediaria matrimonial; en realidad, vende muchachas sirias a preciosde saldo a hombres que buscan novia” (Ward, 15 mayo 2013, párrafo 1). Según el artículo, Um Majed no asume responsabilidad alguna por sus acciones y culpa a las familias de las chicas por vender a sus hijas. La segunda parte del artículo de CBS, cuenta la historia de “Aya, de 17 años,que huyó de Siria con su familia hace justo un año. Fue vendida a un hombre de 70 años de Arabia Saudí por 3.500 dólares. La dejó después de un mes” (Ward, 15 mayo 2013, párrafo 7). Esta descripción es exactamente la misma descripción del artículo de la BBC de Kazal, excepto que Aya tiene 17 años, no 18, y la casaron con un hombre de 70 años en vez de 50; por 3.500 dólares enlugar de 3.100; y el matrimonio duró un mes en vez de una semana. La mujer de la imagen queaparecía en el artículo de CBS como Aya (Imagen 2) coincide con la mujer de la imagen de Kazal(Imagen 1) incluida en el artículo de la BBC, una joven de ojos azules vestida con niqab y con exactamente el mismo maquillaje en los ojos.
aya
Imagen 2: La imagen de Aya en CBS
El artículo de ABC es una entrevista con Andrew Harper, el representante del ACNUR en el reino de Jordania, entrevistado asimismo en el anteriormente mencionado artículo de la BBC. El artículoempieza con una introducción sobre como se están vendiendo mujeres sirias en Jordania: “Tenemos informes de que en Jordania algunas de las niñas y mujeres sirias de los campos de refugiados están siendo vendidas como novias. Parece que en algunos casos son sus familias quienes venden a las niñas de edades de 16 años, y menores aún, por unos cuantos miles de dólares a hombres de Jordania, Arabia Saudí y los Estados del Golfo” (Mark, 22 mayo 2013, párrafo 1). Más adelante, cuando en el artículo el escritor pregunta a Harper: “Y ahora estamos oyendo historias de que algunas mujeres y muchachas muy jóvenes están en efecto siendo vendidas en matrimonios  arreglados, ¿qué se está haciendo? ¿Qué está sucediendo?”. Harper clarificaba que:
“Vender es probablemente un término muy fuerte. Hay situaciones que tienen que ver con la dote,algo bastante tradicional en muchas partes del mundo, puede tratarse de acuerdos entre familias.Es una situación donde a menudo las familias, debido a sus terribles circunstancias, ven que no pueden cuidar bien de la muchacha y les llegan ofertas de otras familias u hombres que se presentan diciendo algo así como: Mire, deseamos casarnos con su hija (Mark, 22 mayo 2013, párrafo 6).
Lo que describe el Harper es una forma de matrimonio temprano que tenía lugar por lo general en las comunidades rurales de Siria. Sin embargo, el artículo de ABC ignoraba la información proporcionada por Harper y se hacía eco, en el título y en la presentación, del mismo discurso dominante puesto de manifiesto en los artículos de la BBC  y de CBS.
De forma parecida a las representaciones dominantes de los medios globales, el activismo de los medios sociales convencionales sirios respecto a las cuestiones de las refugiadas sirias roba a esas mujeres su capacidad de acción y constriñe sus incursiones a la representación de una única mujer/víctima sin rostro. Por ejemplo, el 2 de septiembre de 2012, el equipo de gestión de la campaña “Refugiadas, No Cautivas” (RNC) publicó la “declaración número 2” explicando por qué eligieron “Refugiadas, No Cautivas” como nombre de la campaña ( Layiat La sabaya, 2012). La imagen, figura 3, que acompañaba al texto retrataba un perfil sin rostro de mujer y bajo la cabeza de la mujer había sólo dos palabras “Refugiadas/Layiat”  en árabe y “No Cautivas/La sabaya”. El espacio del perfil sin rostro de la mujer y las palabras “No Cautivas/La sabaya” están en rojo subrayando el estatus de víctima indefensa de la mujer siria. La imagen abstracta del pelo de la mujer y la palabra “Refugiadas/Layiat” en árabe aparecen en negro para simbolizar la pasividad que fluye y la femineidad de la debilidad de ser refugiada.
6-a8be26ba97
Figura 3: La imagen de RNC que acompaña a la “Declaración número 2”
El texto de la “declaración número 2” defendía y explicaba por qué el equipo de RNC eligió “Cautivas/Sabaya” en el título de la campaña. Es útil mencionar aquí que la lengua árabe, al igual que la lengua francesa, incluye el género para todos los nombres y la mayoría de los pronombres. Sabaya, “cautivas”, es un término utilizado en la historia árabe antigua para describir a las mujeres como botín de guerra que, debido a su género, eran esclavizadas por los vencedores de cualquier conflicto.Sabaya, “cautivas”, tiene connotaciones históricas sexuales; las mujeres eran esclavizadas en el contexto de una guerra por motivos sexuales. Esta palabra no se utiliza en el lenguaje árabe contemporáneo, de la misma manera que palabras como “Negro” no son aceptables en el contexto estadounidense tras el éxito del movimiento por los derechos civiles. En la“declaración número 2”, el equipo de gestión de la campaña de RNC explicaba que, en primerlugar, eligieron la palabra Sabaya, “cautivas”, para “crear conmoción en toda la gente que sentía empatía con el pueblo sirio”; en segundo lugar, “para combatir a quienes quieren casarse conmujeres sirias a cambio de dinero” bajo el pretexto de rescatarlas de su condición de refugiadas.
De hecho, el equipo de RNC afirmaba que esos matrimonios estaban esclavizando a las mujeres como si se tratara de botines de guerra. Reconozco las buenas intenciones del discurso de lacampaña de RNC cuando su equipo afirma defender los derechos de las mujeres sirias en el matrimonio, y cuando piden a los hombres árabes que donen dinero para construir escuelas paralas niñas en lugar de casarse con ellas. Sin embargo, al igual que en las representaciones de la BBC, CBS y ABC, el equipo de RNC utilizó representaciones dominantes para hacer generalizaciones sobre las mujeres y los hombres sirios. A las refugiadas sirias se les roba su capacidad de acción y voluntad y se las constriñe a la representación de una única víctima/mujer sin rostro. Y lo que es más importante, las preocupaciones e historias de las mujeres sirias no sólo quedaban reducidas a matrimonios forzados a cambio de dinero, sino que también se exageraba el volúmen del fenómeno del matrimonio forzado y se ignoraban las relaciones de poder que rigen en las familias refugiadas.Para desafiar las representaciones dominantes de las refugiadas sirias, la sección siguiente recoge historias reales de refugiadas sirias.

Historias desconocidas de mujeres sirias que luchan por sobrevivir a la guerra

Las representaciones dominantes de las refugiadas sirias invisibilizan las cuestiones relacionadas con lo político y lo económico así como las desigualdades estructurales que impactaron en las formas en que las mujeres sirias experimentaron el proceso de convertirse en refugiadas. Este artículo intenta dar visibilidad a historias desconocidas de mujeres sirias que luchan por la libertad y por sobrevivir a la guerra. Narro y analizo seis historias de refugiadas sirias en Jordania que representan a diferentes grupos marginalizados a partir de una intersección de clase, edad,educación, estatus familiar y lugar de origen. Las seis historias de las refugiadas sirias se refieren a: Rim (26 años), activista que viene de una familia damascena de clase media; Karima (40 años),ama de casa de una familia de clase social baja de Homs; Mona (30 años), combatiente de unaaldea del gobernorado de Daraa; Sima (52 años), diseñadora de moda y artesanía, de Al-Tall, una pequeña ciudad del gobernorado de Rif Dimashq; Hala (21 años), activista y periodista de familia de clase media alta de Damasco; y Maha (40 años), un ama de casa de una aldea pobre del gobernorado de Daraa.
A nivel metodológico, estas historias se basan en entrevistas en profundidad con cada una de ellas y tuvieron lugar en Jordania durante el verano de 2013. Para el proceso de entrevistas, a Rim, Hala y Sima las entrevisté en los lugares públicos o privados que ellas identificaron, pero también las acompañé en sus actividades como activistas. A diferencia de estas tres entrevistas, me reuní con Karima y Mona en una ocasión y dos con Maha. Entrevisté a Karima y Mona en sus hogares; la entrevista con Karima me fue facilitada por dos miembros del Equipo de Voluntariado Molham; y la entrevista con Mona fue auspiciada por un miembro del Socorro a los Refugiados Sirios de un grupo jordano. La entrevista con Maha se produjo en el campo de refugiados de Zaatari, para lo que conté con la ayuda de varios activistas humanitarios sirios que me ayudaron a acceder a dicho campo para entrevistar a las mujeres en la seguridad del Creciente Rojo de Qatar. En el proceso de entrevistar y comunicarme con las refugiadas, mi posición, como mujer y activista siria de los derechos humanos que salió de Siria en el verano de 2012 y actualmente reside en EEUU para completar estudios de licenciatura, jugó un papel significativo para construir confianza al compartir historias mutuas sobre supervivencia ante el conflicto y temor por los seres queridos que aún permanecen en Siria. El análisis de las siguientes seis historias hace hincapié en lo que significa ser refugiada en Jordania y subraya que no hay una única categoría que se ajuste a todas las “refugiadas sirias”, en contraste con las representaciones dominantes de los medios en la red que le han robado a las refugiadas sirias su capacidad de acción e invisibilizan su lucha, sufrimientos y resistencia.

La historia de Rim

Rim (26 años) es representante estudiantil y juvenil. Participó en los movimientos sociales de la Primavera Árabe. Cuando floreció la Primavera siria, Rim estaba completando sus estudios de posgraduado en Contabilidad en la Universidad de Damasco. De inmediato se comprometió en la organización de manifestaciones pacíficas, activismo en los medios ciudadanos y actividades deayuda humanitaria a regiones bajo ataque y asedio de las fuerzas del régimen sirio. Su familia, declase media sunní de Damasco, conocía su activismo y apoyaba sus decisiones con independencia de que ninguno de sus padres fuera políticamente activo. Rim ocupa el lugar del medio en una familia de cinco hijos, dos chicos y tres chicas. En abril de 2012, Rim y sus amigos activistas se disponían a regresar a casa tras una exitosa manifestación en la ciudad de Damasco. Cuando Rim y su amigo entraron en el coche, Rim miró hacia atrás para averiguar por qué otras dos amigas que iban con ellos no se metían también en el coche. Y lo que vio fue que un oficial de la policía se las llevaba arrastrándolas por el pelo. Fue una decisión a vida o muerte. Ayudar a las dos muchachas hubiera significado no sólo ponerse en peligro sino también arriesgar a sus familias y redes. El amigo de Rim se alejó conduciendo. Durante ese mes, la mayor parte de la red de Rim que trabajaba en los medios y en el activismo humanitario fue arrestada. Las fuerzas de seguridad irrumpieron en dos ocasiones en casa de sus padres, donde ella vivía, buscándola. En aquel momento, Rim tenía que afrontar el reto diario de tener que comunicarse con las familias de sus amigos para informarlas de que sus hijos habían sido arrestados o habían muerto a causa de lastorturas. El último día de Rim en Siria fue el 8 de mayo de 2012. Salió de Siria de forma clandestina.
“¡No podía seguir allí más tiempo! Consideré que permanecer en Siria era una decisión egoísta que ponía a toda mi familia en grave peligro. Ellos estaban muy preocupados porque cada día tenía que esconderme en lugares distintos. Intentaron averiguar si podía salir del país de forma regular pero mi nombre aparecía en los controles fronterizos, en las listas de personas buscadas por el régimen sirio. Dos días antes de que escapara de Siria, una activista amiga fue arrestada cuando trataba desalir de forma regular de Siria hacia el Líbano. Contacté con algunos activistas en Daraa y allí medirigí a través de carreteras secundarias para evitar los controles del régimen en las carreteras principales.”
Rim se quedó en Daraa durante cuatro horas. Estaba sola. No conocía a nadie. El grupo con el que escapó estaba compuesto mayoritariamente de familias, con muchas madres solas y sus niños. Rim dijo: “Las madres trataban de parecer fuertes y relajadas; no querían que sus niños sintieran miedo e inseguridad”. El grupo empezó su viaje cuando oscureció, guiado por la luz de la luna. Había unos cuantos hombres del Ejército Libre Sirio caminando con ellas para protegerlas. Era elprimer viaje de Rim fuera de Siria. Rim describió sus sentimientos:
“¡Fue una pesadilla! Deseaba poder despertar y verme en casa con mi madre y mis hermanos. O en mi habitación, mirando al monte Qasiun. Caminábamos por huertos sin saber dónde pisábamos.El ejército jordano estaba en la frontera para ayudarnos a cruzar a Jordania. Había una pequeña colina que tuvimos que subir y un soldado jordano extendió su mano para ayudarnos a subir. Cuando el soldado extendió la mano, intenté retirar la mía. ¡Quería volver atrás! ¡Pero no hicenada! ¡Sabía que debía salvar mi vida y no arriesgar la seguridad de mi familia!”
Al igual que otras refugiadas, cuando Rim entró en Jordania, entregó su documento de identidad sirio pero se guardó el pasaporte porque planeaba dejar Jordania para ir a Bahréin con su hermano mayor, que trabaja allí y vendría a Jordania para reunirse con ella. A las cuatro de la madrugada, Rim llegó al Campo Al-Bashabsha [1]. Se sentía “psicológicamente devastada”. Compró un teléfono móvil y llamó a su hermano. Había venido desde Bahrein, pero no pudo ir a recogerla de inmediato.Su hermano no sabía cuando ella iba a llegar y en aquel momento le pidió que pasara la noche enel campo, prometiéndole que se reuniría con ella por la mañana.
Rim era a la vez la única persona de Damasco en el campo de refugiados y la única mujer joven.Las otras refugiadas eran de Daraa o de Homs. Para hacer que Rim se sintiera segura, una mujer de Homs la invitó a quedarse con ella y sus niños en su habitación. Rim durmió en la habitación dela mujer de Homs. “¡Dormí muy profundamente! ¡Creo que no he dormido tan profundamentedesde esa noche! Estaba muy triste y cansada deseando regresar a Damasco”. El resto de la familiade Rim, sus padres y hermanos, la siguieron más tarde hasta Jordania. Ahora, todos ellos viven enun apartamento alquilado en los suburbios de Ammán. Cuando entrevisté a Rim en junio de 2013, llevaba en Jordania un año:
“¡Un año pasa tan deprisa! Superé mi devastación psicológica con el trabajo de voluntariado.Sentía que ese trabajo colmaba mi alma. Cuando ayudaba a alguien a sonreir, sentía una energía muy positiva y que proseguía con mi activismo por la revolución siria. ¡Es como si estuviera participando en la construcción del futuro de Siria!”
La estrategia de Rim para sobrevivir a la guerra siria y hacer frente a la vida diaria en su destino de refugiada fue trabajar activamente como voluntaria en diferentes organizaciones activistas humanitarias que actúan en el campo de refugiados de Zaatari. Su trabajo se centra sobre todo en el apoyo psicológico a las mujeres y niños. Se formó en esta área con una de las organizaciones internacionales que hay en Jordania y también desarrolló habilidades en apoyo psicológico a través del trabajo con sus colegas en una organización informal activista en Jordania. Como mujer joven y educada que viene de una familia de clase media damascena, esa situación de privilegio de Rim continúa beneficiándola en Jordania. Esos privilegios hacen que la cobertura de los medios de las historias de las refugiadas sirias invisibilicen a Rim como mujer refugiada porque no se ajusta a las representaciones dominantes de las refugiadas como pobres víctimas indefensas. Sin embargo, historias como la de Rim tienen relativa visibilidad en la cobertura de los medios sobre el activismo sirio; no obstante, debe tenerse siempre en mente que esa visibilidad se le ofrece por lo general a la audiencia fuera del contexto de la crisis de los refugiados.

La historia de Karima

 Karima (40 años) no es el tipo de heroína siria a la que los medios dominantes suelen entrevistar. No participó en el levantamiento sirio. No organizó ninguna manifestación. En realidad, no tenía sentimientos contra el gobierno en un primer momento. Karima es una mujer siria de la ciudad de Homs que vivía una “vida sencilla”. Se casó pronto, con alrededor de 15 años, como era el destino de muchas de las niñas de su barriada, pobre y conservadora. Por tanto, no completó sus estudios. Karima tuvo cinco hijos, dos niñas entre ellos: Soha (20 años), que está casada; Lama (de 15), de quien Karima dijo orgullosamente en varias ocasiones que es muy inteligente y buena en los estudios; y tres chicos: Mahmud (18 años), Rahim (11) y Kamal (5).
El 12 de marzo de 2012, la vida de Karima cambiaría para siempre. Alrededor de mediodía, escuchó decir que una misión del ejército siria iba registrando las casas de su barrio buscando hombres armados. Rezó para que no se llevaran a sus hijos y marido porque ellos no estaban implicados en actividades militares. Alrededor de las dos de la tarde, la patrulla entró en suapartamento diciéndoles que entregaran sus armas. Su marido declaró que no tenían armas. El oficial ordenó a sus compañeros que se llevaran afuera al marido. Otro oficial cogió al hijo mayor, Mahmud (18 años), y le obligó a arrodillarse ante una foto de Bashar al-Asad frente a su madre y asus hermanos [2]. Después, le ordenaron a Karima y a los niños más pequeños (una niña y dos niños) que se quedaran dentro mientras se llevaban al padre y a Mahmud con ellos. En pocos minutos, Karima y sus niños oyeron unos disparos. Karima se acurrucó abrazando a los niños porque estaba muy preocupada por su seguridad.
El cuerpo muerto de su marido estaba caído junto a la puerta de su piso y el de su hijo agonizabaen las escaleras tras recibir un disparo en la cabeza. Karima recordaba cómo su sangre había salpicado los muros que le rodeaban. Su hija Lama (15 años) trató de dar agua a Mahmud antes de morir porque estaba murmurando “agua”, pero no pudo beberla. Karima me contó esto en medio de un gran suspiro, porque ni siquiera el último deseo de su hijo pudo hacerse realidad: “Mi hija volvió dentro, con las manos cubiertas de la sangre de Mahmud. Besé sus manos y olí el aroma dela sangre mi hijo”. Cuando la patrulla del ejército terminó de investigar el edificio, volvieron de nuevo al apartamento de Karima. Ella cerró la puerta. La destrozaron a tiros. Karima describió sus sentimientos ante esos hechos:
“Creí que nuestras vidas habían llegado a su fin. Estaban confundidos y gritaban sobre lo que le iban a hacer a las mujeres. Gracias a Dios que no nos tocaron ni a mi hija ni a mí. Intenté dar ánimos a mis niños. Temblaban y estaban traumatizados. Los soldados nos retuvieron durante unamedia hora y después siguieron buscando por el edficio. Cuando finalmente se marcharon, le dispararon a Mahmud en el corazón. Entonces falleció. Tomé la decisión de abandonar mi hogar encuanto oscureciera.”
Karima describió con orgullo la forma de actuar de su hija Lama: “Lama es tan valiente… Arrastró los cuerpos de su hermano y de su padre hasta la casa y los cubrió con sábanas blancas. Alrededor de las cinco de la tarde nos fuimos de nuestra casa para siempre. Dejamos la puerta abierta confiando en que la buena gente encontrara los cuerpos y los enterrara”.
Era invierno y estaba oscuro y Karima, que no tiene experiencia de moverse por espacios públicos, se sintió aterrada y decidió quedarse esa noche en una de las casas de sus vecinos. Cuando entró en esa casa, vió el cuerpo muerto de un extraño. Karima comprendió que las fuerzas del régimen estaban matando a todos los hombres del barrio lanzando después los cuerpos de los muertos alazar en las casas de los vecinos. Así se aseguraban de que el resto de las familias se sintieran aterrorizadas y humilladas y otras regiones que estaban contra el régimen vieran en este ejemplo las consecuencias de rebelarse. De nuevo, Lama cubrió el cadáver con una sábana, para que los pequeños dejaran de mirar las heridas causadas por las balas. Karima continuó con su historia:
“A las 6:30 de la mañana, cuando salimos de la casa de los vecinos, las fuerzas del régimen nos disparaban a los pies y nos gritaban que volviéramos. Hice un gesto con la mano de que era imposible volver. Seguimos corriendo en medio del tiroteo y en ocasiones nos escondíamos en algunos edificios, pero había cadáveres en todos ellos. Cuando salimos de nuestro barrio nos encontramos con rebeldes armados. Manifesté mi desacuerdo con esos rebeldes porque no se estaban enfrentando y luchando con las fuerzas del régimen. Pero el líder rebelde me dijo que diera gracias a Dios de que no nos hubieran tocado ni a mi hija ni a mí y que hubiéramos podido escapar con nuestra honra a salvo. Dijo que en la barriada de al lado habían violado a la mayoría de lasmujeres.”
Desde ese momento, el viaje de desplazamiento de Karima pasó por muchas etapas.
En el gobernorado de Homs, Karima y sus hijos fueron primero al pueblo de Safsafeh, pero allí nose sentía segura. Por lo tanto, se trasladaron a Jaldiahe, donde continuamente había disparos demortero. Después fueron a Baiada y más tarde a KafrAya, donde vive la familia de Karima. Karima se quedó en casa de sus padres durante cuarenta días, pero el estruendo diario de los tiroteos le rompía los nervios. Estaba psicológicamente destrozada. Informó a sus padres de que iban a dejar el gobernorado de Homs y trasladarse a Set Zaynab, en el gobernorado de Rif Dimashq, donde su cuñada tenía una casa vacía disponible y allí podrían quedarse Karima y sus niños. Karima permaneció allí durante varias semanas y finalmente pudo dormir por la noche sin el sobresalto delos disparos. No obstante, dijo, Karima, en el verano de 2012, alrededor de la segunda semana del Ramadán [3], empezaron a caer los misiles del régimen en Set Zaynab y murieron 300 personas.Se desplazó de nuevo con sus hijos hasta Khan Alshe [4], donde permanecieron 17 días en una escuela. Muchas escuelas sirias se habían transformado de su misión original en un refugio para personas desplazadas que no tenía otro lugar donde dormir. Las condiciones de vida eran tan precarias que Karima decidió volver al gobernorado de Homs, una zona bajo control del régimen sirio. Pero las tropas del régimen sirio habían levantado un puesto de control junto a su casa. Desde ese control los soldados lanzaban misiles hacia las barriadas de la oposición. A pesar de los obstáculos, Karima y sus niños se quedaron allí un tiempo hasta que tuvieron que enfrentarse a otro nuevo desafío.
Karima me describió el día en que su vida se desestalizó de nuevo. Sonrió levemente cuando medijo que su hija Lama estaba viendo  Addounia TV [5] :

“Estaba paseando con mis dos hijos pequeños por un jardín público cercano a mi casa. Mi hija Lama estaba sola allí viendo la serie “Sabaia” [6] de Addounia TV cuando ví que unos soldados entraban en nuestra casa. Me quedé aterrada pensando que podían hacerle algo a mi hija. Corrí hacia la casa y ví que estaban interrogando a otra de mis hijas, Soha, que acaba de llegar con su marido para hacernos una visita. Le susurré en el oído a Lama que borrara todos los canales de televisión y apagara el aparato [7].

Karima me aclaró que ahora puede hablar de esas historias y que se encuentra bien gracias al afecto y apoyo del Equipo de Voluntarios Moham [8], pero en aquel momento, cuando el teniente“Samir” la investigaba, sus ojos estaban siempre rojos y su rostro aparecía muy cansado. El teniente Samir preguntó a Karima dónde estaba su marido, ella le contestó que se encontraba trabajando en el Líbano [9]. Samir acusó a Karima de ser una embustera, asesina y terrorista, y le dijo que en dos horas quería que estuviera en su oficina para una investigación en profundidad. Karima dijo adiós a sus hijos pensando que iba hacia la muerte. Fue a la oficina de Samir con suyerno. Al entrar en la oficina de Samir y ver los soldados mirándola de forma acusadora, Karima sesintió aterrada y tímida al mismo tiempo. Karima describió su experiencia con Samir:

“Parece que se aburría y quería burlarse de alguien y me encontró a mí. Me estuvo acusando deser asesina y terrorista. Primero me quedé callada. ¡No tenía costumbre de hablar con hombres! En mi comunidad, por lo general, las mujeres no hablan con los hombres ni se enfrentan a ellos. Pero después, negocié con Samir. Le dije: OK, si soy una asesina, ¿por qué no me dejas volver a casa y me vigilas hasta que confirmes que lo soy? Se mostró conforme con mi sugerencia pero después empezó a interrogar a mi yerno, que estaba tan asustado que no dijo ni una palabra. Para ayudarle, intervine y afirmé que era sordo. Samir me creyó y volvimos a casa vivos.”
Con lágrimas en los ojos, Karima dijo que se arrodilló ante Dios durante media hora para darle gracias por haber sobrevivido de nuevo [10]. Tras este incidente, Karima decidió dejar Siria y dirigirse hacia un campo de refugiados jordano. No cambió de idea cuando al día siguiente elteniente primero Saidon la llamó intentando disculparse por la inconveniente conducta de Samir (Karima aclaró que Saidon era el superior de Samir y que, como él, es de secta alauí). Karima describió su reunión con Saidon al día siguiente:
“El teniente primero Saidon me pidió perdón. Tenía con él a su hijo de seis años y me pidió que rezara por su hijo. Es un buen hombre, no como Samir. Pero no podía confiar en él y no le abrí mi corazón. Cuando me pidió que le dijera qué deseaba y que intentaría hacerlo realidad, le dije que mi único deseo era salir de Homs e ir a Damasco. Me dijo que podía irme y que deseaba que encontrara buenas personas en mi camino por el bien de mis hijos huérfanos.”
Karima no esperó hasta el día siguiente para marcharse. Ese mismo día por la tarde dejó la ciudad de Homs y se dirigió a Jordania con sus hijos. Su viaje duró unas cuantas semanas porque tuvo que ir de Homs a Kazaz, en Damasco, y después a Jordania. En Damasco tuvo que esperar doce días porque la carretera estaba cerrada a causa de las explosiones. Después se dirigieron hacia el sur,hacia el gobernorado de Daraa, donde atravesaron Tafas, Al-Ayameh y Tiba, y el 5 de noviembrede 2012 cruzaron la frontera hacia el campo de refugiados de Zaatari, en Jordania. Karima, que hacrecido en una ciudad, describe su experiencia en el campo de refugiados de Zaatari, situado en el desierto:
“¡Fue una experiencia desoladora. Estuve en Zaatari tres meses y diez días. Allí me encontré conel Equipo de Voluntarios Molham, que solían visitarme y me ayudaron económicamente. ¡Son como mis hijos! Después de esos meses, mi tienda se vino abajo por la lluvia y no pude seguir viviendo allí ni un minuto más. Escapé de Zaatari de forma clandestina con la ayuda de otra familia siria.¡Mi tienda de refugiada resume la tragedia de mi vida!”
En comparación con otras refugiadas sirias, la historia de Karima tuvo un final feliz. Más tarde, el Equipo de Voluntarios Molham contactó con ella y la ayudó a reconstruir su vida en Ammán. La colocaron con una familia jordano-palestina que la patrocinó oficialmente, le dio un apartamento de su propiedad que estaba disponible y la ayudaron a matricular a sus hijos en la escuela. Además, el Equipo de Voluntarios Molham encontró una mujer qatarí que proporciona apoyo financiero mensual a la familia de Karima.
La estrategia de Karima para sobrevivir a la guerra siria y enfrentarse a la vida diaria en su destino como refugiaba la obligó a desafiar su tradicional papel de género y falta de experiencia a la hora de actuar en espacios públicos, y resistir largas etapas de injusticia y desplazamientos interno yexterno. Al ser una madre carente de formación de una región urbana pobre, Karima atravesó por una transformación significativa, muy depresiva y dolorosa hasta llegar a convertirse en cabeza defamilia de un hogar. Por tanto, Karima representa una de las categorías de refugiadas sirias con gran necesidad de ayuda y apoyo de organizaciones que proporcionan recursos financieros y psicológicos. Debería señalarse que, en comparación con las otras cinco historias de refugiadas sirias que aquí se presentan, el lugar de origen jugó un papel enorme en el sufrimiento de Karima y en su largo viaje de desplazamiento interno y exterio. Al proceder de un entorno conservador urbano pobre, Homs, las experiencias de la vida de Karima se limitaban a la frontera de su casa. Aunque hay mujeres, como Muna [11], que también proceden de un entorno pobre y conservador,sus orígenes rurales las dotan de experiencias en el espacio público debido, fundamentalmente, asu trabajo en el sector agrícola. Otros desafíos relacionados con el lugar de origen están relacionados con la proximidad geográfica de las fronteras jordanas. Viajar desde los gobernoradosde Daraa, en Rif Dismashq o Damasco era relativamente menos complicado que viajar desde el gobernorado de Homs, sobre todo porque, dependiendo del momento y lugar de salida, la tensión sectaria y los enfrentamientos armados eran comparativamente más altos en Homs que en Daraa, Rif Dimashq o Damasco.
En general, Karima intentó parecer una mujer fuerte mientras la entrevistaba, el hecho de que dos miembros del Equipo de Voluntarios Molham estuvieran acompañándome tratando de mantener unambiente amistoso ayudó a que Karima se sintiera bien.
Notas:
[1] Este campo fue el primer campo para refugiados sirios que se levantó en Jordania. Una familia, de nombre Al-Bashabsha, donó con tal fin los edificios que poseía. Cuando el flujo de refugiados aumentó, la ONU se hizo cargo del pequeño campo. Después, la ONU estableció el campo de Zaatari para albergar la continua afluencia de refugiados.
[2] Se trata de una práctica seguida por los soldados del régimen para humillar a la gente. 
[3] Ramadán: es el mes sagrado de los musulmanes, cuando se cree que fue revelado el Corán.Los musulmanes ayunan durante los días de Ramadán desde el amanecer hasta la puesta de sol.Según el calendario islámico, que es un calendario lunar, el Ramadán es el noveno mes del año. En2012, cuando Karima se encontraba en Set Zaynab, el Ramadán tuvo lugar entre el 20 de julio y el18 de agosto.
[4] Khan Alshe: es un campo histórico de refugiados palestinos.
[5] Addounia TV es un canal privado de televisión conocido por promover la propaganda del régimen sirio. Creo que el papel de  Addounia TV en el conflicto sirio es similar, hasta cierto punto,al papel deRadio RTLM en el genocidio de Ruanda. Por tanto, cuando Karima mencionó que su hija estaba viendo Addounia, mi reacción fue: “¿de verdad?”. Karima dijo que no le importaba porque prefiere que su hija vea y haga cosas que la hagan estar relajada y feliz después de todo elsufrimiento por el que han pasado.
[6] “Sabaia”: es una popular serie televisiva en Siria que se filmó antes de que empezara elconflicto sirio. Es parecida a la serie estadounidense “Girls” e incluso la traducción de “sabaia” delárabe al inglés es ése: chicas. 
[7] Estas reacciones espontáneas reflejan el miedo ante la censura del régimen de los medios, que considera que canales de televisión como Al-Jazeera y Al-Arabiya son instrumentos conspirativos contra la seguridad siria.
[8] El Equipo de Voluntarios Molham es una organización informal de activistas formada por jóvenes voluntarios sirios que huyeron de Siria tras el levantamiento y que ahora trabajan con los refugiados sirios en Jordania, Turquía y el interior de Siria.
[9] El motivo de la mentira de Karima era el temor a que el teniente Samir pensara que su marido había muerto porque era un rebelde y eso pusiera en peligro a su familia. 
[10] Durante mi entrevista con Karima no lloró, excepto cuando contó la historia de Samir. Estorefleja que la humillación sufrida le causó un dolor profundo que ha permanecido dentro de sucorazón.
[11] Véase la historia de Mona en la Parte II de este trabajo.
Referencias: ·
Abu-Lughod, L. (2002). Do Muslim Women Really Need Saving? Anthropological Reflections onCultural Relativism and Its Others. American Anthropologist, 1047 83-790.
 Alloula, M. (1986).The colonial harem. (M. Godzich & W. Godzich, Trans.). Minneapolis: Universityof Minnesota Press.
 Bhattacharyya, G. (2008).Dangerous Brown Men: Exploiting Sex, Violence, and Feminism in the War on Terror. London: Zed Books. 
Krever, M. and Elwazer, S. (2014, Jan 22).EXCLUSIVE: Gruesome Syria photos may prove tortureby Assad regime. CNN. Retrieved from http://www.cnn.com/2014/01/20/world/syria-torture-photos-amanpour/
Mark, D. (2013, May 22). Syrian Refugees Selling Daughters as Brides. ABC.Retrieved from http://www.abc.net.au/pm/content/2013/s3765230.htm ·
McEwan, C. C. (2001). Postcolonialism, feminism and development: intersections and dilemmas. Progress In Development Studies, 1 (2), 93-111.
McLeod, B. (2013, May 10). Syrian Refugees Sold for Marriage in Jordan. BBC. Retrieved from http://www.bbc.co.uk/news/world-middle-east-22473573
Mohanty, C. (1984). Under Western Eyes: Feminist Scholarship and Colonial Discourses. Boundary 2, 12/13 (3/1), 333-358. · Mohanty, C. (2003). Feminism without Borders: Decolonizing Theory, Practicing Solidarity. Durham, NC: Duke University Press. ·
Nordstrom, C. (2005). (Gendered) war. Studies In Conflict And Terrorism, 28 (5), 399-411. ·
Said, E. (1979). Orientalism. New York: Vintage Books. ·
Salloukh, B. F. (2013). The Arab Uprisings and the Geopolitics of the Middle East.
InternationalSpectator, 48 (2), 32-46.
Todd, S. (1998). Veiling the ‘Other,’ Unveiling Our ‘Selves’: Reading Media Images of the Hijab Psychoanalytically to Move beyond Tolerance. Canadian Journal Of Education / Revue CanadienneDe L’éducation, (4), 438. ·
Ward, C. (2013, May 15). Syrian Refugees Sell Daughters in Bid to Survive. CBS . Retrieved from
Anuncios