Publicado originalmente en francés en kurultay.fr el 5/01/2017

Autor: Cédric MAS    |   Traducción: Elena Libia

Se dice que la guerra civil, que está desangrando Siria por más de 5 años, sólo puede tener orígenes secretos – ocultados por los medios occidentales – y que habría que buscarlos en las profundidades de esas mentes envilecidas por el dinero y el vicio que abundan bajo los turbantes árabes o los sombreros de los vaqueros tejanos.

El último avatar de los complots judeo-masónicos que han agitado las mentes neuróticas de principios del siglo XX (hasta los horrores que conocemos), no sería hoy más que la conspiración del petróleo y el gas, negocios de millonarios y geopolítica de recursos energéticos en vías de agotamiento [1].

Así, la primavera árabe de 2011, que afectó a Siria, pero también a Túnez, Bahrein, Egipto… se reduce a una banal “venganza” de emires cataríes e islamistas turcos, secundada por supuesto por la CIA e impulsada por la codicia que se les habría escapado por la resistencia de Bashar el-Assad, el presidente “legalmente elegido” de Siria.

fullsizerender
“El oleoducto que lo explica todo”. Excelente mapa de @KarlreMarks

La historia continúa propagándose, de comprensión fácil y sobre todo disfrutando de los beneficios de una post-verdad escondida por los líderes occidentales y los medios de comunicación, y que las mentes iluminadas y “libres” se encargan de revelar a todos.

Ello sólo merecería desprecio y risas, si mentes más serias y especialmente dirigentes políticos, con ambiciones a los más altos cargos del país, no sucumbieran con una facilidad desconcertante y especialmente preocupante para el futuro de países dirigidos por personas tan crédulas.

img_4036
“Desde el principio he afirmado que la guerra en Siria no es una guerra religiosa, sino de gasoductos y oleoductos

Nos proponemos analizar esta historia y su evolución en el tiempo, para a continuación constatar que no sólo es falsa, sino también peligrosa para la comprensión de lo que acontece en Siria y más ampliamente en el mundo.

La leyenda del oleoducto sirio en sus diversos avatares:

Remontándonos cuanto podamos, esta historia de los gasoductos parece originarse (aunque no tenemos certeza de ello) en un artículo de Pepe Escobar, corresponsal del Asia Times y autor de libros polémicos sobre Obama y EE.UU., publicado por Al Jazeera el 6 de agosto de 2012 y titulado “La guerra del Oleoductistán siria” [2].

Inicialmente, la historia, confusa y poco documentada, consiste en explicar el origen del levantamiento de 2011 en Siria por una operación de desestabilización por parte de Turquía contra Assad para frustrar unos proyectos de gasoductos que competirían con el proyecto Nabucco, aunque Turquía esté integrada en algunos de los proyectos en cuestión.

La historia se complicaría para integrar un proyecto de gasoducto diseñado por Catar (el proyecto “árabe”) que en Siria entraría en conflicto con el proyecto de oleoducto liderado por Irán. Prefiriendo Assad este último sobre el proyecto catarí, la CIA y las monarquías del Golfo habrían provocado maniobras teledirigidas desde el exterior para derribar el régimen de Assad y reemplazarlo con un líder sunita “amigo”, con la fortuna que conocemos.

La historia cristaliza de esta manera en torno a la rivalidad de los dos proyectos de gasoductos, uno impulsado por Catar y el otro por Irán. Rechazado el primero por Damasco, que habría favorecido el otro, provocó una reacción de venganza turco-estadounidense-catarí [3], que culminó en las manifestaciones de 2011 que por consiguiente ni fueron espontáneas ni de origen interno [4].

Analizar la veracidad de esta historia, presentada como explicación única o subterránea de la guerra en Siria nos impone retornar a los hechos, es decir, a los diversos proyectos de gasoductos, a su cronología, para luego poner en evidencia las inverosimilitudes de este relato, antes de abordar el lugar de esta narrativa en la propaganda del régimen de Assad, para concluir finalmente sobre el peligro de esta explicación, no sólo ineficaz, sino engañosa, sobre la complejidad de la situación en Siria en 2016.

Un gasoducto puede tapar otro: los proyectos de gasoductos en la región en marzo de 2011 [5]

Cabe recordar que antes de 1999, Siria era el principal productor de gas de Levante desde los yacimientos en tierra al este de Homs y al norte de Palmira (en su mayoría a manos del Estado Islámico [Daesh] desde el 31 de diciembre de 2016). Ello explica que el gas natural sea un componente importante del consumo energético sirio (25,6% en 2009) [6], produciendo el gas natural el 63,5% de la electricidad consumida en el país [7]. Siria en 2010 es pues uno de los principales productores y consumidores de la industria de gas natural del sector [8]. Los otros países del Levante sólo han identificado recientemente importantes yacimientos marinos de gas en la costa de Palestina y Chipre (descubiertos a partir de 1999 [9], los descubrimientos conducirán a campos de alto potencial a partir del 2009).

El desarrollo del gas natural en la economía siria comienza tímidamente a partir de la década de 1980 para dar sus frutos a partir de la década del 2000. A pesar de las inversiones y las reservas de gas del país, la producción no llega a cubrir las necesidades de un país en pleno desarrollo demográfico y económico y, en 2008, las importaciones de gas natural aumentan, procedentes principalmente de Egipto por el gasoducto AGP [10].

Las necesidades de gas natural de la región y especialmente sirias seguirán aumentando y desde 2009 Damasco considera varias maneras de aumentar las importaciones, lo que le llevó a iniciar negociaciones con Turquía (para hacer transitar por ese país el gas azerí), Irán e incluso Irak.

En lo que respecta a los proyectos de gasoductos, hay que definir primero la fecha en la que situarnos para establecer si los proyectos “competidores” han jugado un papel en el estallido de la guerra en Siria.

La “primavera árabe” siria comenzó en marzo de 2011 (los propios sirios no están de acuerdo en la fecha exacta entre el 15 y el 18 de marzo de 2011 [11].

Hasta entonces, existía en la región un gasoducto importante, el AGP que une Egipto a Siria a Israel y al Líbano [12] y dos grandes proyectos de gasoductos conocidos, todos ellos paralizados por varias razones:

  • el proyecto de Catar [13]: este proyecto fue diseñado sobre la base de un estudio de viabilidad de la Comisión Europea de 2005 [14], para aumentar las importaciones desde Catar, efectuadas hasta entonces por buques metaneros. Se consideraron dos rutas: una por Arabia Saudita, Kuwait, Irak hacia Turquía y la otra por Arabia Saudita, Jordania, Siria hacia Turquía. La primera ruta (plan B en el mapa – con un error de trazado) es la más económica, pero supone una estabilización de la situación en Irak, se prevé entonces la segunda (Plan A en el mapa) en 2008, pero se enfrenta a la negativa de Siria y de Arabia Saudita.

qatar-gas-lines-to-europe-1728x800_c

  • el proyecto Nabucco (Irán y Transcaucasia): es un proyecto más antiguo y más grande, datado de 2002. Ha tenido varias versiones. Diseñado en principio para transportar gas desde Irán a Europa, la tensión relacionada con el programa nuclear iraní lleva a Europa a redirigir el proyecto de gas hacia Azerbaiyán y Turkmenistán. Una vez constituido el consorcio internacional [15], las conversaciones se llevaron a cabo con regularidad antes de que proyectos competidores rusos cortocircuitasen su avance y bloqueasen cualquier progreso en 2010 [16].

6a01156fb0b420970c01a511a5c0dd970c-500wi

Se debe añadir un gasoducto desde Irán, el proyecto Islamic Gas Pipeline (IGP) [17], que se formalizará en un acuerdo tripartito entre Irán, Siria e Irak en julio de 2011. A pesar de que haya sido posterior al comienzo de la Revolución siria, al parecer sería resultado de negociaciones iniciadas con anterioridad – aunque no es seguro – también convendría, para ser exhaustivos, integrarlo en los proyectos a tener en cuenta.

maxresdefault

Todos estos proyectos tienen un objetivo principal: la diversificación de los suministros de gas a Europa, para romper con su dependencia energética de Moscú [18], en particular alentando las importaciones procedentes de Catar o los yacimientos de gas iraníes [19] o azeríes.

Conviene subrayar inmediatamente que, más allá de este objetivo principal, Siria también debe cubrir sus propias necesidades de gas natural. Los proyectos de gasoductos estudiados no sólo serían de tránsito, sino que también para suministrar al país.

Cuando el relato definitivamente no encaja: las fechas no se relacionan entre sí

La simple cronología de los hechos demuestra que nada puede vincular el destino de estos proyectos -todos parados hoy – con los acontecimientos que se iniciarían en Siria en 2011.

Primavera de 2009: La negativa de Damasco (bajo presión rusa [20]) al proyecto catarí propuesto con el apoyo de Turquía a pesar de las condiciones favorables para Siria, lo que conduce a favorecer otra ruta por Kuwait e Irak [21].

Junio de 2009: Azerbaiyán proporciona a Rusia acceso a sus recursos [22] y al proyecto South Stream [23] en detrimento del proyecto Nabucco, que pierde gran parte de su viabilidad

Junio de 2009: Turkmenistán firma un acuerdo de suministro de gas con China, que excluye de hecho la posibilidad de suministrar al proyecto Nabucco [24]

Marzo de 2011: inicio de las protestas en toda Siria, reprimidas violentamente y que darán lugar en junio de 2011 a los primeros enfrentamientos armados en Deraa [25], comienzo de la guerra civil.

Julio de 2011: anuncio de la firma del acuerdo entre Irán, Irak y Siria para el proyecto IGP .[26]

Añadiremos a esta cronología que en 2013, por sus exportaciones a Europa, Azerbaiyán elimina de forma permanente el proyecto Nabucco, que se suspende.

Vincular el desencadenamiento de las manifestaciones de marzo de 2011 con maniobras de desestabilización extranjeras para derribar el gobierno de Assad con el doble objetivo de desbloquear la negativa de Damasco para acceder al proyecto catarí rechazado dos años antes y bloquear un acuerdo dado en julio de 2011 no es muy serio en estrictos términos cronológicos.

Las inverosimilitudes de la explicación energética para la guerra en Siria

Más allá de cuestiones de fechas, difícilmente discutibles, hay que analizar también las secuencias que conducen a estos tres proyectos, ninguno de los cuales se ha materializado hasta el momento.

En primer lugar, hay que recordar que el anuncio por parte de Irán de un principio de acuerdo sobre un proyecto de oleoducto IGP a través de Irak y Siria en julio de 2011 no puede ser tomado en serio. Este proyecto implica la construcción de un oleoducto en un país en guerra civil (Irak) y un país plagado de una alta inestabilidad (Siria) e incluso a través de zonas que escapan al control de Bagdad, los territorios controlados por el Estado islámico y los kurdos.

Y, sobre todo, más allá de los aspectos de viabilidad técnica que nunca han sido investigados en serio – incluso en 2016 – el proyecto IGP carece de financiación, mientras que dos de los tres países firmantes están sujetos a sanciones financieras internacionales que impiden la financiación desde el extranjero [27].

Este proyecto no es pues un “competidor” ni del proyecto Nabucco ni del proyecto catarí, sino sólo un anuncio para ejercer presión sobre la comunidad internacional. Todo indica que ninguno de los firmantes ha creído seriamente en este proyecto, que no ha conocido ningún avance desde 2011, incluso desde el punto de vista estrictamente legal.

Por último añadiremos que si este proyecto se implementara, Irán se pondría en competencia frontal principalmente con Rusia.

El proyecto Nabucco se encuentra con el contexto internacional, que llevó a Europa a rechazar la continuación del proyecto con Irán y a las maniobras rusas que han logrado captar otras fuentes previstas de suministros (Azerbaiyán), algunos de los cuales también se han movilizado en gran medida hacia el Este y China (Turkmenistán).

capture-decran-2017-01-05-a-18-36-57
Mapa: Los proyectos South Stream, Nabucco y Nord Stream (Fuente: Natural Gas Europe)

Nada en la no aplicación del proyecto Nabucco puede razonablemente atribuirse a Bashar al-Assad y explicar una maniobra para desestabilizar su dictadura.

El proyecto catarí sería en teoría el móvil ideal para una desestabilización del régimen de Assad, pero la teoría no se sostiene con el examen de los hechos y sus pormenores.

Este proyecto fue rechazado por Damasco en 2009, 2 años antes de que comenzaron las protestas. Por tanto, es imposible asociar los dos acontecimientos históricos tan distantes uno de otro, especialmente cuando este último es parte de una dinámica que afecta en 2011 a varios países árabes muy diversos y alejados de las contingencias de la geopolítica del gas natural.

En realidad, hay que recordar que el proyecto catarí tiene dos rutas opcionales:

  • Opción 1: la más corta (2900 km) y más económica: Qatar / Bahrain / Arabia Saudita / Kuwait / Irak / Turquía
  • Opción 2: la más larga y menos rentable: Catar / Bahrain / Arabia Saudita / Jordania / Siria / Turquía

El costo del proyecto fluctúa dependiendo de las opciones entre 8 y 10 mil millones de dólares.

En todos los casos se enfrenta a varios obstáculos políticos importantes frente a los cuales poco pesa la negativa de Damasco en 2008.

Primero, la ruta más corta atraviesa Irak de sur a norte, de Basora (área chiíta) al Kurdistán, en regiones en las que, precisamente, la situación es muy inestable y se desafía el poder de Bagdad.

He aquí el mapa más serio de esta ruta, que siempre ha sido favorecida por Turquía para este proyecto, y que no afecta a Siria:

capture-decran-2017-01-05-a-23-00-26

A continuación y es el principal obstáculo, sea cual sea la ruta elegida, el gasoducto ha de pasar a través de aguas territoriales o territorio saudí.

Sin embargo, Arabia Saudita está ahora en rivalidad directa con Catar y se opone a cualquier proyecto que incremente las exportaciones cataríes. Por ejemplo, el proyecto de gasoducto Al Khaleej entre Catar y Kuwait se bloqueó en 2002 por Riad.

Así pues, incluso si Damasco hubiera aceptado el proyecto catarí (y turco), no habría sido implementado debido a la obstrucción saudita.

Por consiguiente, no se sostiene el argumento de que una reversión de Bashar al-Assad habría podido desbloquear un proyecto, vetado constantemente por Arabia Saudita desde hace varios años.

Se podría añadir que la situación de Turquía, implicada en la mayoría de los proyectos y ella misma interesada en una extensión del gasoducto AGP de Homs hasta Kilis, contractualizada con Damasco desde el 2000, excluye cualquier desestabilización del régimen de Assad por razones energéticas [28], ello sin siquiera abordar la cuestión kurda.

Es interesante explicar igualmente que esta teoría ignora la realidad de los procesos de decisión particularmente complejos de la inversión en infraestructuras de gas o petróleo, que coloca los criterios de viabilidad técnica, financiación y rentabilidad del proyecto de pipeline delante de los relacionados con el contexto geopolítico [29].

Finalmente, a nadie se le escapa que la situación actual en Siria, como en Irak, no permite considerar la construcción de un oleoducto, cuyo proyecto se abandonó en 2009.

Algunos de los detalles dados arriba sobre los diversos proyectos, extraídos de estudios técnicos o especializados, no se encuentran en la presentación para el “público general” de estos proyectos, incluyendo referencias Wikipedia en francés [30] o en inglés [31], índice del desafío a la propaganda del régimen y de sus sus aliados rusos e iraníes en la construcción de esta historia y su difusión al mayor número de personas posibles.

La “mano del extranjero”: motto recurrente de la propaganda Assad

Todas las dictaduras tienen una tendencia natural a intentar descalificar la protesta política, que sólo sería una maniobra de desestabilización llevada a cabo desde el extranjero.

Pero la dictadura Assad, que dura más de 40 años, lleva esta tendencia a niveles de un hábito fundamental y estructural de su propaganda: un “verdadero” sirio no puede desafiar el dominio del clan Assad-Makhlouf en el país sin ser un agente del extranjero.

De este modo, ya en marzo de 2011, enfrentado a una protesta política general en todo el país y en cada comunidad (incluidos alauitas, drusos y cristianos), Bashar al-Assad verá en esta agitación la maniobra de un enemigo extranjero [32].

La historia del conflicto de los gasoductos cataro-iraníes, aparecida en 2012, vendrá sólo a dar un móvil “plausible” a un discurso ya formateado desde el inicio de la protesta popular.

pipeline2

No obstante, la magnitud del desafío no puede resultar de una maniobra de desestabilización orquestada por un servicio secreto, por poderoso que sea. Las manifestaciones afectarán a todas las ciudades del país, se repetirán con notable constancia y con lemas estrechamente vinculados a asuntos internos de la sociedad siria, a sus aspiraciones y necesidades diarias.

La perennidad del movimiento procede tanto de la profundidad de las aspiraciones de los sirios como de la torpeza del régimen que mezcló la represión violenta con concesiones arbitrarias y selectivas, provocando la crítica incluso dentro de su aparato de seguridad [33].

Desde luego que Siria, por sus acciones de apoyo al terrorismo, incluidos los yihadistas en Irak, por ejemplo, figura desde hace mucho tiempo (como Corea del Norte e Irán) en la lista de países considerados hostiles por el gobierno de Estados Unidos. Aún más, en 2006, Estados Unidos asume abiertamente esta hostilidad, que no está exenta de colaboraciones ocasionales en la lucha contra el terrorismo, y se comprometió a apoyar todas las iniciativas para cambiar el régimen y para poner fin a la dictadura.

Los telegramas confidenciales revelados por Wikileaks sobre el tema son claros y muestran las posiciones clásicas de una gran potencia ansiosa por defender sus intereses [34].

Pese a la existencia de esta postura, adoptada en 2006 [35] y luego revisada por el gobierno de Estados Unidos, ésta está ante todo lejos de haberse efectuado. No existe un vínculo comprobado entre estas intenciones hostiles de 2006, de las que el gobierno de Estados Unidos se alejó rápidamente (desde 2007-2008) con los acontecimientos de marzo de 2011.

La movilización de los sirios se basa principalmente en causas endógenas y no manipulables desde el exterior: crisis económica debido a la sucesión de periodos de sequía que golpean al país de 2006 a 2011 [36] y los fracasos de la liberalización de Bashar, combinados con una enorme presión demográfica (la población aumentó de casi 13 millones de habitantes en 1990 a más de 22 millones en 2011), con una fuerte presencia de jóvenes (edad media en 2010 de 21,7 años para los hombres y 22,1 para las mujeres).

En 2011, la situación social siria era explosiva desde hacía varios años, con un significativo éxodo rural, el aumento de la comunitarización sectaria [37], un fuerte aumento de las desigualdades y una brecha entre las expectativas de una multitud de jóvenes y la reducción de capacidades de integración económica. Y la torpeza de una represión violenta particularmente contra los jóvenes e incluso niños, como Hamza al-Jatib [38] impulsarán el desencadenamiento de una revolución.

El estudio de las revoluciones en la Historia demuestra que estos factores son ampliamente suficientes para explicar una crisis política y un desafío a los líderes. Unas operaciones de desestabilización no pueden actuar sobre tendencias de tanto peso, particularmente desde el punto de vista demográfico y económico.

No hay por lo tanto razón alguna para dar crédito a la propaganda del régimen que desde el comienzo no ha cesado de denunciar una conspiración extranjera.

Peor todavía, la secuencia de eventos muestra que, de hecho, el movimiento de protesta sí ha nacido en Siria y emana de sirios que viven en su país y no en el exilio o en grupos externos.

De hecho, aprovechando los acontecimientos de la primavera árabe [39], grupos de sirios tratarán en diversas ocasiones de movilizar manifestaciones contra el régimen desde el extranjero, especialmente a través de redes sociales. Estos demostrarán ser fracasos absolutos cada vez, como a principios de febrero de 2011, cuando la llamada a la protesta lanzada en Facebook [40] no comportaría NINGUNA manifestación [41].

La tesis de la conspiración extranjera como explicación de la guerra en Siria simplemente no es seria, al menos en el marco de un enfoque científico. Por lo tanto, la cuestión de un hipotético móvil en este complot, vinculado a proyectos de gasoductos, carece de validez.

Conclusión: el peligro de las explicaciones tiradas por los pelos

Ante estos argumentos, algunos de los cuales no requieren un análisis o investigación profunda [42], uno se sorprende por la prosperidad de la explicación energética para la guerra en Siria, siquiera relativizada, en todas las publicaciones serias [43].

RESUMEN: la variable energética – del gas en particular – a menudo se presenta como el factor determinante, si no exclusivo, capaz de explicar el conflicto en Siria, que ha degenerado en verdadera guerra civil, desde la segunda mitad del año 2011 y cuyos diferentes actores –sean los insurgentes sunitas o el régimen alauita de Bashar al-Assad– tienen todos, en diversos grados, ayuda externa. Por otra parte, si bien no debe subestimarse esta variable energética con la cuestión estratégica si se trata del control de un posible gasoducto, se debe al mismo tiempo evitar sobreestimarla cuando hay otras variables no menos importantes como la dimensión sectaria, inducida por la polarización sunita versus chií, que interviene en gran medida, incluso superponiéndose.

Esta teoría falsa y exagerada dice mucho acerca de las deficiencias cognitivas de sus defensores, más que de una realidad de acontecimientos históricos bien documentados, y accesoriamente sobre los desastres colectivos que trae este período donde la sobremediatización rima con desintelectualización.

Las alternativas y retos energéticos, el acceso a los escasos recursos petroleros son evidentemente elementos esenciales para la comprensión de los acontecimientos geopolíticos e históricos.

Y aquí claro está, no se trata de negarlos.

Basta con recordar que la asociación entre Estados Unidos y Arabia Saudita, simbolizada por la entrevista entre Roosevelt y el rey Ibn Saud Quincy el 14 de febrero 1944, es un elemento estructurador de todo Oriente Medio [44].

También podemos mencionar las tensiones entre Rusia y Ucrania por Crimea y luego por el resto del país, cuyos vínculos con los proyectos de gasoductos son evidentes [45] o las tensiones en el Cáucaso entre Rusia y Azerbaiyán [46].

Es interesante subrayar que estas injerencias rusas, motivada por proyectos de gasoductos, son ignoradas por las mismas personas que denuncian una supuesta acción de la CIA orquestada por Catar en Siria en 2011.

Es preciso constatar que los retos de la guerra en Siria son en primer lugar sirios y la regionalización del conflicto sólo se hará más adelante. Las intervenciones de apoyos extranjeros del régimen son igual de antiguas (2012) y bastante más importantes que las del apoyo a la rebelión [47].

El peligro de propagar la historia de los gasoductos como explicación de la guerra en Siria radica tanto en la ignorancia de los orígenes y razones de la protesta política contra el régimen, como en la negación de las intervenciones extranjeras sin las cuales Bashar al-Assad no estaría ya en el poder.

Denota una visión particularmente denigrante del pueblo sirio, incapaz de reivindicar por sí mismo -y sin ser manipulado por servicios extranjeros- más libertad y una mejor distribución de la riqueza en el país.

Por último, buscar una conspiración por el gas o el petróleo en cualquier crisis política es una manera fácil para los líderes en dificultad, para evitar asumir sus responsabilidades y hacerse cargo de las consecuencias de sus fracasos, dos aspectos esenciales de un mandato político en una democracia, con demasiada frecuencia olvidados por nuestros líderes actuales.

Sería pues lamentable que el próximo inquilino del Elíseo los siga a nuestra costa.

 

[1] Recordemos que también hay historias de gasoductos para una explicación conspiracionista de la guerra en Afganistán de 2001: http://www.liberation.fr/planete/2002/01/05/sous-le-conflit-afghan-des-pipelines_389449

[2] http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2012/08/201285133440424621.html

[3] Un ejemplo de los delirios conspiracionistas: http://yournewswire.com/wikileaks-cables-reveal-usa-signed-death-warrant-for-assad/

[4] La “cristalización” de esta historia deriva de una serie de artículos de otoño 2012, ver: ANSAMED 01/10/2012  http://www.ansamed.info/ansamed/en/news/nations/turkey/2012/10/01/Syria-new-markets-Qatarien-gas-Al-Assad-analyst_7560833.html

[5] Véase el excelente estudio de Hakim Darbouche, Laura El-Katiri & Bassam Fattouh, East Mediterranean Gas : What Kind of Game Changer ?, NG71, December 2012, Oxford Institute For Energy Studies, disponible aquí: https://www.oxfordenergy.org/publications/east-mediterranean-gas-what-kind-of-a-game-changer/

[6] En comparación con 15% en Israel o 0,6% en el Líbano (cifras de 2010).

[7] En comparación con 36,6% en Israel y 0% en Líbano (cifras de 2010).

[8] En 2010, Siria consumía 9,63 Bcm respecto a 14 consumidos en la zona Chipre-Líbano-Israel-Siria de los cuales 8,94 Bcm extraídos de sus recursos locales y 0,7 Bcm importados.

[9] El primer descubrimiento de un yacimiento de gas marino es Noa frente a las costas de Israel en 1999, apareciendo más tarde en 2000 otros yacimientos frente a las costas israelíes y de Gaza.

[10] Arab Gazoduc Pipeline, gasoducto que conecta Egipto con Siria “útil” sobre un eje de sur a norte de Deraa a Alepo, pasando por Damasco y terminando en Homs.

[11] El 15 de marzo de 2011 empiezan las manifestaciones en Deraa después de la detención de varios adolescentes el 13 de marzo; el 18 de marzo 2011 es el primer viernes de manifestaciones en todo el país, denominado « viernes de la dignidad », que será brutalmente reprimido en varias ciudades, con los primeros 4 muertos y cientos de detenciones.

[12] Este gasoducto de capacidad limitada es el objetivo de numerosos ataques terroristas del ËI en el Sinaí y dejó de funcionar regularmente desde 2011.

[13] Is the Qatar-Iraq-Turkey-Europe Natural Gas Pipeline Project Feasible ? Report Nr. 23 – Enero de 2011, ORSAM – Ankara 2011.

[14] El proyecto lo llevan a cabo la Qatar Petroleum y Exxon-Mobile East Marketing Limited Company.

[15] El consorcio está formado por la Société Nabucco International y 5 empresas nacionales.

[16] Quelles perspectives pour Nabucco et South Stream?, Informe realizado por el Conseil Français de l’Energie, bajo la dirección de Zaki Laïdi, IEP Paris – julio 2010

http://www.wec-france.org/DocumentsPDF/RECHERCHE/Contrat56_Rapportfinal.pdf

[17] Denominado curiosamente « gasoducto de la amistad » en la página de su presentación en francés en Wikipedia: https://fr.wikipedia.org/wiki/Gazoduc_Iran-Irak-Syrie

[18] En 2011, el tamaño de las reservas de gas natural repartidas entre numerosos países afecta a 3 actores principales: Rusia (1ère reserva de gas natural), Irán (2ème) y a continuación Catar (3ème).

[19] De esta manera, en lo que respecta al gas natural, al explotar Irán los yacimientos de gas en Fars, se sitúa claramente en rivalidad con Rusia.

[20] La negativa está motivada oficialmente por la voluntad de preservar la amistad entre Siria y Rusia y por tanto los intereses de Moscú, véase aquí: https://www.rt.com/op-edge/syria-russia-war-oil-528/

[21] http://www.thenational.ae/business/energy/qatar-seeks-gas-pipeline-to-turkey#full

[22] Acuerdo firmado con Gazprom el 25 de junio de 2009

[23] El proyecto de gasoducto South Stream se paraliza a su vez en diciembre de 2014, sustituyéndose por un proyecto común ruso-turco, el Turkish Stream.

[24] China y Turkmenistán sellan un acuerdo energético a largo plazo, AP 25 de junio de 2009, https://www.highbeam.com/doc/1A1-D991I3P80.html

[25] Estos enfrentamientos en Deraa no son obra de mercenarios extranjeros sino en primer lugar de los desertores del ejército sirio, que defectan por unidades enteras y se oponen a las fuerzas leales al régimen encargadas de la represión de las protestas en Deraa.

[26] La fecha de celebración del acuerdo de julio se avanza oportunamente en algunas fuentes rusas a marzo de 2011, lo cual es falso https://www.rt.com/op-edge/syria-russia-war-oil-528/

[27] Ver a este respecto Hakim Darbouche, Laura El-Katiri & Bassam Fattouh, East Mediterranean Gas : What Kind of Game Changer ?, ya citado (nota 5).

[28] Para la estrategia de Turquía en materia de gas en 2011: Ahmet K. Han, Turkey’s Energy Strategy and the Middle East: Between a Rock and a Hard Place, in Turkish Studies, 12:4, 2011, http://acikerisim.khas.edu.tr:8080/xmlui/bitstream/handle/123456789/909/IISBF_2011_A_Han_Makale.pdf?sequence=1

[29] http://www.jacobs-university.de/sites/default/files/downloads/decision-making_for_supplying_energy_projects_a_four-dimensional_model.pdf

[30] Entrada de Wikipedia en francés sobre el proyecto Catar: https://fr.wikipedia.org/wiki/Gazoduc_Qatar-Turquie y sobre el proyecto iraní: https://fr.wikipedia.org/wiki/Gazoduc_Iran-Irak-Syrie

[31] Entrada de Wikipedia en inglés sobre el proyecto Catar: https://en.wikipedia.org/wiki/Qatar-Turkey_pipeline y sobre el proyecto iraní: https://en.wikipedia.org/wiki/Iran-Iraq-Syria_pipeline

[32] Discurso del 30 de marzo de 2011 : https://www.theguardian.com/world/2011/mar/30/syrian-protests-assad-blames-conspirators

[33] http://mobile.lemonde.fr/syrie/article/2016/12/01/le-chef-du-renseignement-syrien-regrette-un-manque-de-fermete-au-debut-du-soulevement_5041756_1618247.html?xtref=https://www.google.fr/

[34] Rusia adopta abiertamente las mismas posturas respecto a regímenes hostiles sin que ello suponga un problema para aquellos que denuncian sin vacilar el intervencionismo de los EE.UU o de la CIA.

[35] El texto generalmente citado es de diciembre de 2006 y se encuentra en: https://wikileaks.org/plusd/cables/06DAMASCUS5399_a.html

[36] En realidad la situación del agua en Siria se ha degradado de manera continua desde finales de los años 90 y está en una situación muy frágil tras 5 años consecutivos de sequía a partir de 2005.

[37] La confesionalización de Siria es a la vez consecuencia de las elecciones del régimen, de las influencias iraníes, pero también de la pérdida de los vínculos sociales tradicionales debido a la crisis económica y al éxodo rural.

[38] https://fr.wikipedia.org/wiki/Hamza_Ali_Al-Khateeb

[39] La primavera árabe empieza en diciembre de 2010 en Túnez y en enero de 2011 en Egipto.

[40] Véase aquí: http://www.france24.com/fr/20110204-syrie-facebook-mobilisation-manifestation-appel-calme-damas et http://www.rtl.be/info/monde/international/en-syrie-un-appel-a-manifester-contre-la-monocratie-pas-suivi-212868.aspx

[41] De manera más general y al contrario de otras primaveras árabes, el papel de las redes sociales y de Internet –muy vigilado e insuficientemente extendido- es menor al principio de las protestas sirias de 2011, ver XXXXX

[42] Son sin embargo numerosos los artículos que desmontan este mito de los gasoductos, sin encontrar el éxito de los artículos que propagan esta falsa leyenda, véase por ejemplo:  http://www.thenational.ae/business/energy/robin-mills-syrias-gas-pipeline-theory-is-a-low-budget-drama ou : http://www.lecommercedulevant.com/economie/petrole-et-gaz-liban/le-conflit-syrien-serait-il-lie-des-projets-de-gazoducs-regionaux/2349 ou encore : http://www.truth-out.org/news/item/37685-the-war-against-the-assad-regime-is-not-a-pipeline-war

[43] Véase el excelente artículo de David Rigoulet-Roze “La variable énergétique dans la crise syrienne – La question stratégique du contrôle d’un futur gazoduc méditerranéen” in Confluences Méditerranée, 2014/4, N° 91, pp. 95-106 : http://www.cairn.info/revue-confluences-mediterranee-2014-4-page-95.htm

[44] Aunque los historiadores saben que en realidad el asunto del petróleo y del pacto Arabia Saudita/ EE.UU. se selló mucho antes de esta entrevista que sólo evocó la cuestión de Palestina: http://orientxxi.info/magazine/la-legende-du-pacte-du-quincy,1213

[45] Pasquale DE MICCO, IN-DEPTH ANALYSIS : Changing pipelines, shifting strategies: Gas in south-eastern Europe, and the implications for Ukraine, Policy Department, Directorate-General for External Policies, UE, 2015 :

http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/IDAN/2015/549053/EXPO_IDA(2015)549053_EN.pdf

[46] http://www.laender-analysen.de/russland/rad/pdf/Russian_Analytical_Digest_56.pdf

[47] Sobre el apoyo incondicional de Rusia a Assad desde 2011: “La Russie face aux révoltes libyenne et syrienne – des enjeux jugés majeurs, une politique défensive” de Anne de Tinguy, en LES ONDES DE CHOC DES RÉVOLUTIONS ARABES, Presses de l’IFOP – 2014, capítulo 4 pp. 85-103: http://books.openedition.org/ifpo/6930?lang=fr

 

 

Anuncios