Autora: Mariah al Abdeh   |   Traducción: Elena Libia & Elisa Marvena

Publicado en inglés en: Open Democracy | 7/03/2017

Arriesgué mi vida para participar en manifestaciones contra la dictadura y la opresión de Bashar Al-Assad. Ya no tengo miedo de nadie. Soy una mujer libre.

En esta cita oís la voz de una mujer capaz y fuerte. Sin embargo, tanto en las zonas controladas por el régimen como en otras regiones de Siria, los derechos de las mujeres han sido instrumentalizados por las fuerzas políticas que buscan legitimidad a los ojos de la comunidad internacional. Desde antes del deterioro de la crisis hasta la actualidad, han habido comentaristas centrados en la personalidad “occidental” y aparentemente “emancipada” de Asma Al-Assad y otras mujeres asociadas con el régimen, o la reciente designación de una mujer como jefa del parlamento sirio. Asimismo, las mujeres combatientes de las fuerzas kurdas también han sido objeto de una atención significativa por parte de los medios de comunicación occidentales. Gran parte de la cobertura mediática sobre estas mujeres tiene su raíz en antiguas iconos orientalistas y romantizados. Mientras tanto, las demandas de miles de activistas sirias están siendo rutinariamente ignoradas. ¿Cómo hemos llegado aquí y qué debemos hacer?

Este es el primero de una serie de tres artículos sobre el terreno que analizan algunas de las lecciones aprendidas en este contexto sobre estrategias para reforzar las voces de las mujeres y su participación en tiempos de conflicto. Estos artículos tratan solamente la situación de las mujeres en áreas no dominadas por el régimen sirio y bajo el control de grupos armados de la oposición.

La instrumentalización de los derechos de la mujer

El régimen de Assad ha instrumentalizado durante mucho tiempo los derechos de las mujeres para legitimar su dictadura de manera similar a otros regímenes de la región. El discurso del régimen de Assad tiene importantes ángulos muertos. Por ejemplo, de acuerdo con un informe publicado por el FPNU en noviembre de 2011, una de cada tres mujeres que viven en Siria ha sufrido violencia doméstica, siendo la prevalencia de violencia doméstica en 2005 una de las más altas del mundo (con un porcentaje del 67%, Siria es segunda después de Etiopía, 71%, y antes de Bangladesh, 53%). Estas cifras se recogieron antes del conflicto en Siria y reflejan fenómenos ocultos detrás de la propaganda estatal antes de 2011, que por su parte alardeaba de la participación de las mujeres de élite en la esfera política.

Además, varias leyes sirias contienen disposiciones discriminatorias contra la mujer, por ejemplo, la pena por crímenes de honor es aún más suave que por otros tipos de homicidio y ninguna legislación prohíbe específicamente la discriminación por motivos de género. De hecho, la discriminación de ISIS contra las mujeres tiene sus raíces -al menos en parte- en el código de familia sirio.

Women Now For Development se creó en 2012 con el objetivo inicial de promover los derechos y el activismo de las mujeres en el contexto de lo que inicialmente fue una sublevación pacífica por la dignidad y la justicia social contra la violencia política, la corrupción y la opresión del régimen baazista. A medida que empeoraron los niveles de terrible violencia contra activistas pacíficos y la propia revolución se militarizó, nuestra misión se adaptó y evolucionó para abordar la nueva urgencia y proteger el estatus de la mujer en la sociedad. La muerte y la detención de muchos hombres en todo el país tuvo como consecuencia que las mujeres se convirtieran en cabezas de familia y en sus principales sustentadoras, lo que a su vez presentaba muchos desafíos y también algunas oportunidades.

Para las mujeres que participan en las actividades de Women Now For Development, no tiene sentido que la comunidad internacional se centre en los derechos de las mujeres y descuide la situación más amplia en materia de derechos humanos. De hecho, de esa manera socavan los esfuerzos para abogar por los derechos de las mujeres. Las intervenciones centradas en los derechos de la mujer sólo puede tener un impacto limitado en un contexto en el que se lanzan barriles explosivos sobre esas mismas mujeres, mientras que se detiene o recluta a la fuerza a sus esposos e hijos varones. Y ninguna mujer bajo las bombas o el asedio hablará sobre el acoso sexual a una comunidad internacional que no le ha proporcionado la protección más básica y el acceso a la asistencia sanitaria o la ayuda humanitaria.

Voz y acción

Un enfoque internacional sobre la participación de las mujeres, que escuchase realmente a las mujeres, les ayudaría mediante la protección de los derechos humanos básicos y el apoyo a sus demandas, como debería haber ocurrido durante la campaña de Daraya. A finales de marzo de 2016, el asedio sobre la ciudad de Daraya estaba en su peor etapa. Las mujeres de nuestra red nos dijeron que no habían podido comer en las últimas 48 horas, que sus hijos sobrevivían comiendo sopa de hierba. Sorprendidos, compartimos esta información en todos nuestros centros, presentando videos y organizando llamadas de Skype con mujeres en Daraya para entender lo que allí estaba sucediendo.

Un grupo de mujeres en la ciudad escribió una carta para exigir el fin del asedio y la carta se difundió en todos nuestros centros. Las mujeres organizaron encuentros y escribieron y firmaron en inglés y francés, aprovechando lo que habían aprendido en nuestros centros. Pasan días y noches trabajando para preparar las reuniones, como queda documentado en sus diarios. Algunas escribieron largas cartas que fueron enviadas a los parlamentarios de la UE. Luego, el 1 de junio, el International Syria Support Group  (ISSG) anunció su intención de enviar ayuda.

Las mujeres sintieron que sus voces habían sido escuchadas, por primera vez.

Desafortunadamente, dos meses más tarde, las mujeres de Daraya fueron obligadas a enviar otra carta sobre el uso del napalm por el régimen sirio contra su ciudad. La carta quedó sin respuesta ya que el mismo día se tomó la decisión de evacuar a los civiles de la ciudad, abriendo la puerta a un nuevo episodio de la tragedia siria: el desplazamiento forzado de la población.

Picture1_7
Encuentro de mujeres de la red Women Now en la parte asediada del este de Guta, en solidaridad con la campaña de las mujeres de Daraya (Abril, 2016)

Las necesidades de las mujeres: más allá de lo económico

En este contexto de inestabilidad, las redes de mujeres les dan un canal para articular sus demandas y también para sostenerlas. Women Now For Development comenzó apoyando a las viudas para que establecieran sus propios proyectos generadores de ingresos, incluyendo fábricas de yogur y otras pequeñas empresas. Al cabo de un tiempo, quedó claro que las necesidades de las mujeres iban más allá de lo puramente económico: que la protección y la participación de las mujeres en la esfera pública debía abordarse como parte de un enfoque holístico. Sobre la base de esta visión y en colaboración con activistas locales, desarrollamos centros comunitarios de mujeres que ofrecen diversos servicios de apoyo psicosocial, cursos de formación profesional y educación, para fomentar la participación cultural, social y política. Los centros también incluyeron bibliotecas y servicios de enfermería para los hijos de las mujeres, liberando a las madres para que asistieran a las actividades.

En enero de 2014, Women Now For Development había establecido cuatro centros de mujeres (uno de ellos en el Líbano, el resto en Siria) y en 2015 se habían ampliado a ocho centros que daban servicio a más de 10.000 mujeres y niñas. La ambición de Women Now desde el principio era vincular los centros a través de Siria y Líbano como un proyecto nacional para resistir la división de facto del país.

Picture1.png ww
Curso de francés en el centro de Women Now en la zona rural de Idlib (2016)

Las mujeres sirias han demostrado una increíble resiliencia y compromiso en mantener las actividades civiles, incluida la búsqueda de medios de vida pacíficos y la educación. Aun cuando llovían bombas sobre los distritos en los que viven, las mujeres han seguido asistiendo a los cursos para empoderarse. Después de que uno de los centros fuera reubicado debido a la horrible intensificación de los ataques en esa zona, nos contactó una joven que nos pidió que lo mantuviéramos, explicando que era su único salvavidas para la educación y la esperanza: “Es mi única manera de reemplazar mis estudios universitarios”. Otra mujer joven en el norte de Siria, bajo los ataques aéreos diarios de Rusia, compartió con nosotras su alegría al ganar un concurso de lectura de libros, habiendo leído veinte libros durante los dos meses anteriores.

Para las mujeres que asisten a ellos, los centros representan un lugar de seguridad y comodidad y una alternativa a lo que, de otra manera, sería la sofocante naturaleza del conflicto.  Es este valor y creatividad lo que ha hecho posible el establecimiento de ocho centros de Women Now For Development.

Hacia fines de 2015, mientras se negociaba un alto el fuego en un área sitiada, Women Now For Development contactó con varias mujeres activistas independientes dentro de nuestra red, para explorar las maneras en las que podemos apoyar su labor y llamar la atención sobre sus demandas a los medios de comunicación. Sólo hubo una demanda principal: las mujeres pidieron que se estableciera un plan de estudios para las escuelas primarias locales. Esto fue así aún habiendo estado sobreviviendo sin acceso a alimentos básicos o instalaciones de salud. Habían vivido durante un tiempo sin elementos esenciales como compresas y se habían realizado operaciones de cesárea sin anestesia. Sin embargo, dieron prioridad a la educación futura de sus hijos.

Las mujeres sirias serán los pilares de cualquier futuro proceso democrático en Siria. Las mujeres han estado en la primera línea de la lucha contra la violencia, la corrupción y el fundamentalismo. Se han organizado contra cada uno de éstos a nivel comunitario y han emitido declaraciones con recomendaciones detalladas sobre cómo abordarlos. Sus esfuerzos merecen el apoyo de actores nacionales e internacionales.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios