La red de mujeres de Women Now suspende actividades dentro de Siria por la escalada de violencia. “Salvad nuestras vidas” es su demanda desesperada.

Texto original en la página de Women Now SFD
5 de abril de 2017
Tras los ataques en Idlib y la escalada de violencia contra las zonas civiles en Siria, Women Now for Development anuncia la suspensión de todas sus actividades en el país del 5 al 10 de abril de 2017. La situación en todas las áreas en las que trabajamos, desde ataques aéreos hasta ataques químicos, se ha deteriorado hasta un punto que nos hace imposible continuar nuestro trabajo [1].

Miembros del equipo de todas las zonas en las que estamos activas, desde el norte hacia el sur del país, están enviando mensajes desesperados pidiendo ayuda para salvar sus vidas.

Una mujer, activista en Duma, nos escribió: “Ahora os hablo desde un refugio subterráneo, una especie de cripta que apesta a moho, y grita frialdad y dolor. Lo único que nos queda aquí es el miedo, la impotencia y el esperar la muerte. […] Los aviones nos atormentan, caen bombas día y noche […] A mi alrededor están mis hijos con sus cuerpos frágiles, parece que la renovación del asedio ha comenzado a comerse su propia carne “.

Otra mujer activista en Idlib dijo: “Despertaron a mi esposo, que es médico, a las 6:30 de la mañana, porque estaban llevando a la gente al hospital. El aire se llenó rápidamente de algún tipo de producto químico. Al principio asumimos que era cloro, pero el olor era diferente. Conocemos el cloro y esto era otra cosa. Había tanto de la sustancia química en los heridos que los médicos y el personal en el hospital comenzaron a enfermarse por la mera presencia de los heridos en el edificio. Lavaron a los heridos siete veces y los productos químicos todavía persistían “.

La Dra. María Alabdeh, directora de Women Now, dijo: “Las activistas de Siria nos dicen que temen nuevas masacres en los próximos días y semanas. Cada día, por WhatsApp, Skype y otros medios, nos envían una desesperada petición de ayuda . La comunidad internacional ha emitido tantas declaraciones sobre la protección y el empoderamiento de las mujeres sirias, pero ¿de qué sirve si dejan que las mujeres sirias sean asesinadas mientras el mundo mira?

Women Now for Development apoya centros de mujeres y otras actividades dirigidas por mujeres en la provincia de Idlib, el suburbio de Damasco de Ghuta Oriental y otras regiones del país. Estos centros proporcionan un espacio seguro en el que las mujeres se reúnen para aprender, apoyarse mutuamente y obtener habilidades generadoras de ingresos, entre otras cosas. Mujeres activistas asociadas a nuestra red han desafiado valientemente las violaciones de los derechos humanos, incluyendo la detención y la violencia contra los civiles.

Como Women Now for Development, suspenderemos nuestras actividades para proteger a nuestro personal y a las mujeres y niñas con las que trabajamos. Las zonas asediadas en las que trabajamos tienen grandes poblaciones civiles que están siendo asesinadas lentamente por los asedios, los bombardeos, los ataques químicos y la falta de alimentos o suministros médicos [2]. Los ataques continúan en Idlib hasta ahora, con bombardeos sobre las instalaciones que tratan a las víctimas. Nuestro equipo en el terreno no ha descansado ni dormido desde que comenzaron los ataques hace dos días con el fin de atender a los civiles y por temer por la vida de sus familias.

Hacemos un llamamiento a todas las partes involucradas en el conflicto para que detengan la violación del derecho internacional humanitario – dejen de usar armas ilegales y detengan la violencia indiscriminada dirigida contra civiles – y que se tomen acciones para que los culpables asuman su responsabilidad.  Hacemos un llamamiento a los que tienen el poder de influir en el régimen sirio y sus aliados para que presionen por el fin de la violencia.

Contacto: inf@women-now.org

NOTAS FINALES:

[1] El 4 de abril de 2017 el mundo observó con horror como las imágenes que surgieron de la ciudad de Khan Sheikhun en la provincia de Idlib, mostrando niños, mujeres y hombres asfixiados debido a un ataque con armas químicas. Los testigos oculares y los médicos informan que al menos 98 personas murieron y 382 resultaron heridas. El área atacada ayer no tiene presencia militar. Es un zona exclusivamente civil con escuelas y hospitales y sin presencia de grupos armados. Según nuestro colega en Idlib, pocos días antes del ataque químico los aviones rusos destruyeron por completo el Hospital Nacional más cercano, el mayor hospital de la zona que atendía a una población de más de un millón de personas. Ahora sólo queda un hospital, que no tiene ni el equipo, ni la capacidad para tratar a los heridos.

[2] En cuanto a las zonas sitiadas en Ghuta oriental, la situación también se está deteriorando seriamente. Durante años no han tenido acceso a un suministro confiable de asistencia humanitaria  y el régimen y sus aliados han estado bombardeando intensamente la zona.

Texto completo de la carta recibida esta semana de una activista atrapada en Duma (Ghuta Oriental):

“Desde Ghuta Oriental, de la que el mundo solía ver en imágenes de las flores y el verde de la primavera, ahora les mandamos sus fotos, pero hoy en día la ciudad viste de rojo.

De una mujer solitaria atrapada por este asedio, una civil que desearía ser libre para moverse, ir y venir.

Pasó su vida estudiando arquitectura para poder contribuir a la construcción de la gloria de su patria. Ahora os habla desde un refugio subterráneo, una especie de cripta que apesta a moho y grita a frialdad y dolor. Lo único que nos queda aquí es el miedo, la impotencia y el esperar la muerte.

A pesar de las carencias de este refugio, ella y sus hijos encuentran comodidad, seguridad y un lugar para sobrevivir a los aviones que nos atormentan, lanzando bombas día y noche.

Desde aquí, y rodeada de mis hijos con sus cuerpos frágiles, parece como si la renovación del asedio comenzase a comerse su propia carne.

Y la muerte mira desde lejos.

Hemos tenido 130 ataques aéreos desde ayer.

45 mártires (muertos) ..

Devastación…

Misiles…

Llorando y esperando la muerte…

Esta es nuestra situación ahora … y lo ha sido durante demasiado tiempo aquí en Duma…

Les pedimos desde aquí … desde la oscuridad de nuestros sótanos, con su hedor, su moho y su miedo, al lujo y el alto nivel de sus reuniones, comparto con ustedes este grito de alguien que necesita ayuda – yo y aquellos a mi alrededor. Espero que nuestra humanidad en común pueda motivarles a hacer algo por nosotros… “

Anuncios