Autoría: Raqqa is Being Slaughtered Silently   |   Traducción: Carlos Barranco

Original en inglés: RBSS | 21/06/2017

Ya no tiene sentido hablar de la Siria que alguna vez conocimos. Su geografía y demografía han sido alteradas para siempre por la brutalidad implacable que tiene lugar en todo el país.

Los horrores que suceden ahora en las ciudades de Raqqa y Daraa sólo reciben como respuesta un absoluto silencio, tanto internacional como local. Ninguna razón puede justificar este crimen de silencio.

Durante meses, la ciudad de Raqqa ha estado expuesta a una campaña de destrucción sistemática perpetrada por la coalición internacional y sus aliados locales, que están usando una política de tierra quemada para tomar el control de la ciudad. Todas las violaciones contra civiles reciben poca o ninguna condena, ya que se cometen bajo el pretexto de luchar contra ISIS.

Cientos de civiles han sido asesinados y heridos durante las últimas semanas y se ha destruido de forma masiva la infraestructura de la ciudad, las zonas residenciales y las infraestructuras básicas para el mantenimiento de la vida. Todos estos estragos se han producido antes de que las SDF hayan entrado en la ciudad propiamente dicha. ¿Cuál será el resultado cuando finalmente esta entrada se produzca? ¿Cómo será esta “liberación”? ¿Acaso la gente de Raqqa comparte la misma definición de “liberación” que estas fuerzas? Hay muchas preguntas importantes sin otra respuesta que el silencio continuo que asfixia a la ciudad.

Las SDF junto con sus aliados han matado a más civiles en Raqqa durante su batalla para proteger a civiles y expulsar el terrorismo que ISIS durante los últimos 4 años de guerra. ¡Qué ironía! ¿Cuál es su definición de terrorismo?

Ayer, un grupo de activistas de Raqqa convocó una manifestación en Urfa y Gaziantep – dos ciudades que acogen a la gran mayoría de sirios en Turquía – para condenar el bombardeo indiscriminado en la ciudad de Raqqa. ¡Qué extraño que sólo 20 personas participaran en las manifestaciones!

En lo que respecta a Daraa, la ciudad ha experimentado un aumento masivo de los bombardeos estas dos últimas semanas. El ejército del régimen sirio, junto con las milicias que lo apoyan, está aprovechando el clima político actual y la guerra contra ISIS en Raqqa para hacer avances en Daraa. Sin embargo, a pesar del aumento de los bombardeos, su avance aún no ha tenido éxito.

Liberar Raqqa y expulsar a ISIS no son los verdaderos factores que dan motivo a la campaña militar en curso en la ciudad. Esta batalla es tan importante porque los que la lideran sólo desean demarcar un nuevo mapa de la región completamente diferente al que existía antes de la guerra. Nuevas fronteras, entidades, regiones o estados – da lo mismo. Cualquier cambio sólo sirve para establecer divisiones destinadas a fracturar aún más a Siria y su pueblo.

El objetivo de la campaña militar en Daraa es acabar ocupando un área que permita el acceso a la frontera jordana, aislar las partes occidentales de Daraa y dar a las tropas acceso directo a la frontera entre Jordania e Israel controlada por ISIS. Todos sabemos cuál será el resultado final de esto.

No podemos culpar directamente a los sirios por lo que está sucediendo en estas dos ciudades en estos momentos, pero sí son responsables de su permanente silencio. La gente de Raqqa y Daraa está más que decepcionada porque se siente abandonada por su propio pueblo. Nadie está con ellos y nadie les apoya en esta situación crítica, ni siquiera con palabras.

Anuncios